Carta abierta a todos los corazones que aman a los perrunos: «La sonrisa de Lola»

Seguramente son muy pocas las veces que nos ponemos a pensar qué sería de nuestras vidas sin la existencia ellos ¿se imaginan un mundo sin perros?… Suena a tiempo frío, aburrido, triste y muy incompleto. Muchos tenemos como compañero/a, como compinche, un perro que nos hace y llena la vida. El sentimiento de amor que une al ser humano con su mascota y viceversa, es el único idilio que jamás termina. Porque ambos se aceptan tal cual son y no pretende cambiar al otro. No hay celos, ni egoísmo. Mi otra mitad se llama Lola, una bretona, hermosa, extremadamente dulce y cariñosa. Nos amamos incondicionalmente, sin reclamos, sin rencores, sin enojos y sin sentido de posesión alguna, simplemente nos queremos desde el momento que nos encontramos y de esto hace diez años. Simplemente me entrego su corazón a cambio de nada.. Mi cachorra tenía 42 días y yo varios años menos. La mirada de Lola, es el mejor espejo donde encontrar mi alma. El perro es el único ser vivo que tiene como único objetivo casi obsesivo en su vida: el de entregarse incondicionalmente a su amo. El dinero puede darme confort y placeres pero nunca va a poder comprar el movimiento del rabo cortado de mi Lola. Los animales tienen todas las bondades del hombre, pero carecen de nuestros defectos. Ellos son los mejores amigos, no hacen preguntas y tampoco critican. No importa si un animal puede razonar. Pero si es capaz de sufrir ya es mi nuestro prójimo. Lola, Loli….cachorra "No me lames...no merezco tanta devoción, solo soy un ser humano que aprende de vos” María Coda

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias