¿Qué hay para ver? II

Por: María Coda

Ser digno de ser / Va, vis et deviens ("Andá, viví y sé")

Director: Radu Mihaileanu

Ser digno de ser o el que mucho abarca poco aprieta. Siendo tan poco habitual que un estreno comercial de estas características llegue a nuestras tierras, sería descabellado dejarlo pasar. Con ese espíritu fui al cine, dispuesta a ver un film sin desperdicios y lleno de fábulas. Aunque con lo que me encontré es con un largometraje que a partir de la historia de un niño pretende mostrarnos la historia completa del judaísmo, el eterno y errante camino de una comunidad en busca de su Tierra Prometida. Y de paso nos habla de racismo.

Todo comienza con imágenes de un asentamiento en Etiopía y una voz en off que nos explica de qué se trató la “Operación Moisés”, operativo montado en 1984 por los gobiernos israelí y estadounidense para trasladar en forma clandestina a judíos etiopíes de Sudán a Israel. En medio de tal situación, una madre cristiana entrega su hijo a una mujer judía para que lo haga pasar por suyo logrando así salvarlo del campo de refugiados.

Ser digno de ser es un ejemplo más de historias cuyas temáticas pesan mucho más que la forma de contarlas. Así atrapa y conduce al espectador por un costado histórico desconocido, con planteos y descubrimientos necesarios.

Sin embargo, cuando la película excede la historia del niño en Israel, cuando se mencionan aspectos políticos dentro de la realidad israelí misma, cuando el protagonista enfrenta el rechazo de la familia de su enamorada, cuando debe estudiar en el exterior para así evitar el servicio militar, se genera un cúmulo de información mucho más grande de lo que el espectador puede procesar. Y lo que es peor: esa información genera distracción y malestar.

Al llegar a la mitad del film, el director Radu Mihaileanu abandona la mirada impiadosa de la que parte, y emprende un giro abrupto que lo lleva a mostrar una serie de lecciones casi superficiales, como si quisiera enseñarnos historia en dos horas y media de película.

No se puede dejar de ver. Aunque probablemente uno se encuentre con determinados lugares comunes y algunos golpes bajos, el balance es muy positivo. Es una mirada audaz sobre la discriminación y la decisión de ser lo que uno quiere ser, con dignidad, más allá de convencionalismos o reglas segregacionistas.

La historia cuenta la vida de un niño, hasta su adultez, forzado a emigrar a Israel (pero a la vez, con ello, salvado de su posible muerte). Para sobrevivir y no ser deportado, tiene que fingir durante toda su vida ser judío. Uno de los méritos de la película es mostrarnos que no lo logra solo, como un típico héroe hollywoodense, sino que la solidaridad y el amor que lo rodean colaboran colectivamente. También es verdad que cada escena está pensada para emocionar al espectador y robarle algunas lágrimas, cosa que logra con o sin mérito. Sin embargo detrás de esa intención podemos encontrar siempre una saludable doble lectura.

Tierra de ángeles  / (As it is in heaven) (Så som i himmelen) Dirección: Kay Pollak. “Si quieres oler aire de montaña, sentir que te acaricia el alma y oír una melodía de ángeles.. . mira esta película Un drama con ribetes de humor con un gran mensaje. Muestra lo que logra la búsqueda de la propia verdad en el compartir con los demás. Como una banda sonora que llega al alma. Se respira humanidad, unión y romanticismo en un contexto que muchas veces rozará el musical... No olvidemos que el cine nórdico siempre lo he categorizado como de grandes tragedias, de dramas duros y secos a la manera de "Börn" o de "Sonner". Pero si hay alguien que no se anime con las películas nórdicas por este motivo, les digo de corazón puede respirar tranquilo y le invito a ver esta película, que respirará humanidad y romanticismo en un contexto que muchas veces rozará el musical. Conmovedora. Me gusta especialmente el desarrollo de la historia, en la cual un protagonista casi pasivo se convierte sin comerlo ni beberlo en el centro de la vida de tanta gente. Narrada con gran sensibilidad, invita a sonreír a cada paso, sobre todo durante los divertidos ensayos del coro. En fin, una gran película que invito a ver a todo aquel que le guste disfrutar del cine sin grandes pretensiones. Música para el conocimiento. Pollak ilustra aquí con cierta hondura, crudeza formal y tendenciosidad religiosa, las deficiencias morales de una comunidad protestante que vive presa de sus miedos y que añora la verdadera alegría de la libertad de espíritu. A través de la belleza de la música se puede alcanzar ese estado angélico, feliz, parece decir Pollak, siempre y cuando uno se presente puro ante ella. En fin, cosas del arte... Los actores, desconocidos para el gran público, están soberbios.

Antes de partir Dirigida por Rob Reiner. Partir. Sólo se vive una vez, entonces, ¿por qué no viajar con estilo? Eso es lo que deciden hacer dos pacientes de la unidad de oncología, un multimillonario irascible y un mecánico intelectual, cuando reciben la noticia de la enfermedad. Elaboran una lista de las cosas que quieren hacer “antes de partir” y emprenden la aventura de sus vidas por el mundo. Hacen paracaidismo. Conducen un Shelby Mustang a toda velocidad en una pista de carreras. Contemplan la Gran Pirámide de Keops. Descubren la alegría de vivir antes de que sea demasiado tarde.

Offside: Director: Jafar Panahi Una inteligente comedia que muestra la lucha por los derechos de las mujeres en Irán. En Irán a las mujeres también les encanta el fútbol. Pero la única manera de que ellas lo puedan ver es clandestinamente, disfrazadas como hombres. Pero si los soldados de guardia en la puerta del estadio las encuentran, serán encerradas en un recinto justo al lado del estadio. Después del partido, serán entregadas a la brigada antivicio. Pero antes de esto, tendrán que soportar cada ovación, cada grito de un juego que no pueden ver. Y lo que es peor, deberán escuchar el relato del juego de la voz de un soldado que no entiende nada de fútbol. Sin embargo, estas jóvenes no se rendirán fácilmente. Harán lo que puedan para ver el partido. No sos vos, soy yo: Dirección y guión: Juan Taratuto. "No sos vos, soy yo" o lo que es lo mismo; "no eres tú, soy yo"; es una frase tan vieja como habitual en el día a día de la especie humana. Hoy le toca al amigo, mañana al vecino y pasado te toca a ti. Y Taratuto sin duda sabe de qué está hablando. No creo que me equivoque mucho al insinuar que el director argentino rellenara la historia con sentimientos propios. Porque sólo quien pasa por allí sabe que se es capaz de amar y odiar a una sola persona al mismo tiempo. Formidable el perfil de Diego Peretti. Meter en la misma frase un "la quiero" y un "hija de puta". Reconocer sin ningún tipo de pudor que se metería su orgullo por el culo y perdonaría... pedir a gritos una pócima que le de fuerzas para levantarse de la cama y comenzar un nuevo día. Basada en 5.000.000 de historias reales

Filed Under: Ociophoto gallery

Tags:

About the Author: