Qué hay para ver III

Por María Coda Vacaciones de invierno un poco de todo para todos. Contra la Pared Director: Fatih Akin “Contra la Pared” el cineasta turco-alemán se dedica a explotar las rabias de sus protagonistas, jugar con los cuerpos, con las sensualidades, con la cotidianeidad destructiva de un par de inmigrantes (o hijos de inmigrantes) tan alemanes como turcos: una mezcla cultural que cruza la historia oblicuamente. Una banda de músicos a orillas del Bósforo, sobre un escenario hecho de alfombras y con Estambul como telón de fondo, abre la película y luego reaparece para separar capítulos y dar respiros, profundidad, manteniendo el clima del filme, otorgando a la vez una tregua que baja la ebullición de un relato intenso. Esta es una historia de amor que se va formando a partir de escombros, del aseo que se hace a la mañana siguiente de una noche de juerga. El argumento es el siguiente: Sibil y Cahit se conocen en una clínica. Ambos han tratado de suicidarse. Él está básicamente solo –un par de amigos- ella ha deshonrado a su familia con este intento de suicidio. Sibil ve a Cahit como un medio para escapar de su familia, y le pide que se casen, no para formar una nueva, sino para acceder a una libertad que desconoce. Quiere salir por las noches, bailar, hacerse un tatuaje, ir a un parque de diversiones sola escuchando música a través de audífonos. Obsesiones que se instalan como consecuencia de una estricta educación musulmana. La música que le da forma al montaje, que construye sentido, sensaciones, que acentúa estados de ánimo. Hay una suciedad, una oscuridad que inunda la pantalla “excepto por la banda, que aparece de tanto en tanto, como una postal, a orillas del río” una estética que a ratos se vuelve orgánica, como si todo fuera color piel. Hay una desnudez que se rompe sólo con el rojo intenso de la sangre que aparece cuando, en momentos de locura y autodestrucción, los personajes se cortan, en un extravío muy bien retratado: personajes que se mueven siempre al borde de la locura, sin necesariamente estar locos, sino más bien como una suerte de condena que de antemano los lleva al fracaso. Una lucidez mal enfocada que se desahoga con baile, con drogas, con música a toda su potencia. En esa coherencia truculenta Ambos se  van soltando de poco, sus protagonistas decadentes, antisociales, antihéroes que solo quieren vencer la angustia, al menos olvidarla por un momento. Y eso en esta historia se logra. “Es el orden de una tristeza ahogada en veinte, treinta latas de cerveza”. Banda Sonora 1. Saniye’m 2. I Feel You 3. Ho Ho 4. Not Here 5. Tract 6. Temple Of Love 7. Kaymak 8. Die Welt Steht Still 9. Iag Bari (Shantel Remix) 10. Yine Mi Cicek 11. My Man 12. After Laughter (Comes Tears) 13. Agla Sevdam 14. Fata Morgana 15. Nar-I-Ney 16. Su Karsiki Dagda Bir Fener Yanar 17. Life’s What You Make It

El laberinto del fauno Director: Guillermo del Toro Sin dudas o nos encontramos ante la mejor película del director. Con una estética realmente bella, ayudada por  la fotografía de Guillermo Navarro, más un guión, del propio del Toro, lo convierte en una película viva, diferente y grandiosa. Cabe aclarar que no se trata de una película fantástica, no responde a las imágenes de seres extraños que tanto se nos han vendido en los tráilers y fotografías. La parte fantástica se podría decir que es gratuita. Sirve para dotar a la cinta de una dimensión mágica, para hacerla diferente y original, pero no se integra en absoluto en la historia que se cuenta ni tiene otra utilidad que la de sumergirnos en un universo curioso a la vista, pero en el que no ocurre nada. No hay desarrollo de una trama dentro de la zona imaginaria, no hay aventura, sólo seres que se aparecen y hablan con la niña creándole un ligera locura. Es a partir de cierto punto, cuando el film se centra en la cuestión de la lucha de clases y de la situación de los supervivientes de la, digamos, “resistencia”, cuando de verdad se convierte en una gran película. Aquí el cineasta demuestra que no sólo es capaz de rodar ciencia ficción y terror, sino que tiene una impresionante mano para contar una historia de forma natural, con personajes humanos y con conflictos de la vida real, es decir, para realizar un film social e histórico. Bien es cierto que, debido al público fiel que tiene el mejicano, habría defraudado que contara únicamente la historia del capitán fascista y de los que a él se enfrentan. Pero quizá la película habría resultado mejor. Habría resultado del todo redonda. Es una delicia, inteligente, profunda, y mágica: un cuento de hadas que en ningún momento se pretende para públicos infantiles, aunque consigue convertir a su público adulto en niños asustados y maravillados. Ciertamente la posguerra española nunca se había visto así; el referente más cercano es la otra película con la que el director mexicano se acercó a esta catástrofe de la historia española, "El espinazo del diablo", aunque sus métodos se han refinado infinitamente desde entonces. Del Toro repite la idea de tener a niños como protagonistas de un terror real, la guerra y la violencia de los hombres, que se vive sin embargo como algo semi-fantasmal. Pero las diferencias son grandes: "El laberinto del Fauno" es un salto de gigante que su brillante director ha podido dar tras curtirse en Hollywood con éxito. "El laberinto del fauno" es una exhibición constante de retos visuales, que no se dan sólo en la brillante oscuridad del laberinto. "Alicia en el país de las pesadillas" podría haberse llamado también esta parábola con la que Del Toro hace entender como nunca, con todos sus efectos especiales y los kilos de maquillaje que cubren a Doug Jones, la crueldad de las dictaduras y su capacidad para anular con ideología la vida humana. “Báilame en el agua” Director: Josetxo San Mateo Son de esas películas que uno llega casi de casualidad a verlas y después agradase a la casualidad de que pasara. "Báilame el agua" El comienzo es todo muy tranquilo casi Light todo va sucediendo y sin darte cuenta te encuentras con un final demoledor. En la vida hay muchas experiencias que nos hacen aprender, vaya que ironía sobre todo las malas… Tenemos que bajar a los infiernos para encontrar los cielos, un golpe de suerte que nos saque del fracaso y nos conduzca al mas estrepitoso éxito sin esfuerzo alguno, son muchas casualidades para esperar sentados a que aparezcan, no nos engañemos, la mayoría de las veces se quedan por el camino, y de paso arrastran tras de sí muchas vidas anónimas, que sin más pena que gloria pasan de largo por la vida. El como sacar los colores a este cruel destino que la vida ha elegido para el protagonista de esta película, es lo más impactante de este largometraje cargado de lágrimas y de amor nunca mejor dicho, en la crudeza de los tiempos revueltos. Carlos y David son dos adolescentes en busca del paso del tiempo en la calle. La calle los conduce por caminos parecidos pero separados, el primero saliendo del paso a costa de trapicheos que lo terminan enterrando más en el mundo de la droga y el segundo, verdadero protagonista, ensimismado y marginado en un mundo que le desprecia, que no entiende de idealismos ni sentimientos, quizá por eso y por la aparición de María, que le adora y que acaba dando todo por el, incluso lo que nunca el quisiera que ella entregara. El fuerte amor y la fortuna de la que al principio hablaba consiguen que la casualidad salve la vida de este callejero indomable no sujeto a reglas, pero en el camino queda ella, que acabo dando la vida por un sueño tantas veces pateado por la miseria de la calle... Un tema social muy recurrente, mezclado con el amor verdadero y con muchos toques de esperanza hacen un guión interesante, y muy bien interpretado por Unax Ugalde y Pilar López de Ayala, creo que es el papel del chico, estupendo.. Quizá la realidad del callejón es mucho más desoladora, pero la buena suerte va con quien quiere, y aquí le tocó a él. Poema final bailame el agua

Porque te quiero en 65 palabras

¿Qué hay para ver? II

Filed Under: Ocio

Tags:

About the Author: