«El currito de ser famoso»

Cuanto más famoso es un programa, más famosos son sus actores y más beneficios tienen. Marcas de ropa se pelean por vestir a ese galán, los RRPP de los boliches se desviven para que aquella modelo top y su marido, tomen algo en el VIP y sean DJ’s por un rato. Pero ir a estos lugares gratis, ser malcriado con prendas y tratado como un rey no es suficiente. De hecho, según expertos RRPP, “es para novatos o necesitados de prensa”. Entonces de este modo muchas estrellas tienen doble ingresos, por un lado el que todos conocemos y por el otro hacer acto de presencia. En la actualidad el negocio está en pleno furor y hay lugar para muchos. La pregunta que surge es ¿Cuánto cobran? Por ejemplo Gonzalo Heredia, Luciano Castro y Rodrigo Guirao Díaz embolsan, por permanecer unas horitas en el lugar, hacer sonrisitas a las chicas, dar algunos besos y sacarse fotos, unos 20 mil pesos. Según dicen Castro llegó a la suma de 500 mil el año pasado. Un personaje, como Tito, el ex guardaespaldas de Ricardo Fort, gana unos 7 mil pesos por ir un rato a mostrarse en alguna discoteca. Los mismo que Matías AléTambién se dice que Sebastián Estevanez compró su casa a partir de estas prácticas. Si el evento es una fiestas de 15 años, como suele asistir el modelo Rodrigo Guirao Díaz la ganancia es de 10 mil pesos. Otras figuras como Mike Amigorena , Juanita Viale o Carla Peterson, que pocas veces acceden a las múltiples invitaciones y llamados telefónicos de las agencias de prensa y comunicación tienen un precio que ronda entre los 15.000 y 20.000 mil pesos. Conductoras con trayectoria como Mariana Fabbiani, Karina Mazzocco, Ernestina Pais o Andrea Frigerio son las más requeridas para realizar las tareas de conducción de fiestas empresariales privadas. Y su cachet por ello no baja de los 20.000 pesos. Entre los hombres, los más pedidos son el humorista Sebastián Wainraich y Roberto Pettinato, el conductor más caro. Pamela David, la vedette  llegó a cobrar 5.000 pesos por ir a un boliche del interior por sólo 20 minutos. En su época de mayor exposición “eventera”, la morocha llegó a ganar por mes 40.000 pesos sólo por sus mini presentaciones. Otro joven que agenciaba buenos dividendos en el mercado nocturno era el chileno Gonzalo Valenzuela. Embolsaba 15 mil pesos por la instantánea y beso, durante unas pocas horas. Las chicas cobran menos. Las más requeridas populares son Silvina Escudero y Jesica Cirio con 7 mil pesos. La noche paga cash, y cada vendedor lo hace al representante del famoso en cuestión. Porque las estrellas no tocan el dinero. Más abajo en el ranking  aparece Belén Francese y Amalia Granata a 3.000 mil pesos El acto de presencia se convirtió en el nuevo "kiosquito" de los famosos. Antes, invertían en un negocio gastronómico o algún perfume con su nombre pero, hoy, prefieren diversificar sus ingresos figurando como la visita del día en Esperanto, Sunset o cualquier otra disco que se precie de ser "cool". Y pensar que el común de los mortales tiene que pagar para entrar a los boliches.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias