Manual de «buenos modales» para las redes 2.0

Qué está bien y qué queda mal a la hora de manejarse entre amigos y compañeros de trabajo en Facebook y Twitter. ¿Aceptar o ignorar? Esa es la cuestión cuando se presenta la invitación de un compañero de trabajo para conectarse por una de las tantas redes sociales que inundaron el universo de Internet, y el de las oficinas también. Y es que las cosas pueden complicarse cuando una de las invitaciones las manda el gerentedepartamental, o cuando empiezan a aparecer pedidos de cabras para "FarmVille" de parte de la contadora. Peor es que todo el area de legales esté comentando una foto de las últimasvacaciones de alguien de recepción. Facebook , Twitter y LinkedIn son algunas de las redes sociales donde más se pueden mezclar los límites de lo que es aconsejable para resguardar la privacidad. "Cada medio tiene su propio código y grupos de preferencia. Facebook, por ejemplo, es más personal porque en tu perfil solés poner datos más íntimos, tuyos y de tu red de amigos. LinkedIn, en cambio, es estrictamente profesional", señaló Leandro Zanoni, autor del libro "El imperio digital". Para Zanoni, la clave es darle a cada contacto el lugar adecuado dentro del amplio espectro de la vida 2.0: "Cuando cruzás las barreras y tenés a tu jefe en Facebook se generan situaciones incómodas", advierte. La buena comunicación con compañeros y superiores del trabajo puede devenir en una conexión vía redes sociales, pero no necesariamente se quiere que el gerente ponga "me gusta" en las fotos de las vacaciones, o que toda la oficina sepa qué rockero fuiste en la otra vida. "Cuando uno decide tener Facebook, debe analizar si lo va a usar para un mundo sociallimitado o lo va a ampliar al ámbito corporativo empresarial. Si el caso es el segundo, hay que aceptar a todo el mundo, colegas indeseables inclusive. Si es personal, se puede rechazar con cortesía las solicitudes de amistad", resume Karina Vilella, directora del Centro de Diplomacia consultada por la revista Noticias . Menos 2.0 imposible, pero así y todo el chat sigue vigente y se usa en muchas empresaspara trabajar día a día. Este hábito puede confundir a más de un jefe y provocar cosas comoque pida algo fuera del horario de oficina. "Hay que excusarse y decir que en ese momento estás ocupado. No contestarle no es una opción", asegura Vilella. La clave a la hora de poner orden entre los contactos de Facebook es agruparlos usando el filtro de privacidad disponible en el sitio. También es aconsejable no etiquetar en una foto a un contacto si salió mal en esa imagen o si pidió expresamente que no lo etiquetaran. Otra opción es aplicar el tradicional filtro de elegir qué fotos son aptar para subir al vasta universoweb. Otras actitudes pueden parecer "mala onda" en ciertas redes sociales pero no por eso son símbolo de mala educación. Por ejemplo, mantener la cuenta de Twitter en modo seguro es una elección del usuario, así como también lo es seguir a quien lo siguen. No hay posibilidad de enojos si un "follow" no es correspondido con otro. Simplemente no funciona así. Tecnología, buenos modales y evolución de las especies He podido leer hoy en el grupo de Facebook de la cadena SER que, según una encuesta estadounidense, debido al uso de dispositivos móviles estamos perdiendo las buenas formas, los buenos modales, las buenas maneras…. llámalo como quieras. En dicha noticia (aquí la tienes según la fuente original), se nos dice que si bien se acepta que “Las nuevas tecnologías digitales están convirtiéndose en un pilar en las vidas de los consumidores…” todavía “…no hemos acordado con nosotros mismos, nuestras familias, comunidades y sociedades qué tipos de comportamientos, o expectativas tendrán”, es decir, que la sociedad tiene que decidir en qué lugar/situación es normal el uso de las tecnologías. Vamos evolucionando en muchos campos con el transcurrir de los años, pero la educación es algo que no tendría que cambiarse ni, mucho menos, adecuarse a lugares, personas o, como es el caso, uso de teléfonos, portátiles, etc…  Me sitúo en un punto en el que no considero necesario el protocolo de colocar los cubiertos de manera que el comensal los use de exterior a interior. Tampoco soy partidario de los tratamientos ExcelentísimoMagnánimeIlustrísimaPollasenVinagre, como tampoco creo conveniente que alguien tenga que callarse sus aficiones por estar rodeado de gente que no las comparte o, simplemente, tiene gustos contrarios (lo último es por aquellos que tocan los huevos al presidente del Racing C.F por celebrar los goles y tener un comportamiento tan distendido como animado en el palco mientras juega su equipo…. Todo esto viene porque la posibilidad de determinar en qué momento está mal usar un teléfono móvil me parece una tontería. Cada cual tiene que tener claro en qué momento está bien o no lo está. Distinto es la costumbre, cada vez más extendida en nuestro país (hablo de España que es lo que conozco), de llevar la música del móvil para mí y para todos mi compañeros, como si los auriculares todavía no se hubieran inventado o como si la música que llevo en el teléfono es de gusto común, cosa bastante jodida de aceptar cuando lo que escuchas es a alguien gritando “Dale morena, mueve el culo, mueve las tetas, mueve lo que sea, chiquibum, pampum rintún“, o lo que quiera que diga cualquiera de las músicas que, por desgracia, empezarán a llegar con el buen tiempo(¡¡¡OJO!!! que las letras de Sabina también cansan) Hay que mantener unas formas, ¿o es que no es de mala educación cuando la señora que entra en el metro te clava su bolso en las costillas sólo para tener un poquito más de sitio? ¿O es que el abrir el periódico entero en el autobús, colocando la mitad del mismo encima del que tienes sentado al lado es algo correcto? ¿Hablar a gritos en una biblioteca, ¡qué digo!, simplemente hablar en tono normal en una biblioteca está bien? Si vamos a hacer un manual de comportamiento respecto a las nuevas tecnologías que nos rodean hoy día, creo que lo mejor sería empezar por el principio, como debe ser, y empezar a crear uno que regule el uso de las que ya conocemos, de manera que aprendamos a comportarnos, porque yo ya estoy más que harto de aguantar malos modales con libros y periódicos en el metro y el autobús, malas maneras y malos hábitos en el coche y…. bueno, y más que harto de entrar en una tienda, saludar y que nadie, ni siquiera el dependiente, me conteste. Que estudien eso y que dejen de criticar los móviles, ¡joé! Fuente: Minutouno.com/lachachapaka.com

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias