Preguntas y respuestas insólitas

Si la cuestión es medir, nuestra sociedad se caracteriza por el fenómeno de la cuantificación: todo son porcentajes. Los números agrupan y separan, ordenan lo desordenado por naturaleza. Bajo esta lógica y sumado a que Internet es el depósito de bizarreadas más grande de hoy en día, están haciendo furor los test que cuantifican las rarezas.

Uno de los más famosos es el zurdómetro, un entretenido test para saber cuán 'zurdito' se es. Si bien el mismo tiene ya tres años, la repercusión es mayor hoy. "La idea surgió hace unos cuantos años en medio de la gran movida mediática que implicaba Blumberg, Radio10, Canal 9, Hadad y sus grandes intérpretes: Feinmann y Laje, secundados por Etchecopar y Gonzáles Oro, grandes inspiradores y alumnos directos de Mariano Grondona", cuenta irónicamente Fabio Baccaglioni, creador del portal Fabio.com y del test.

El mismo tiene su versión 'seria', realizado por una de una universidad de EE.UU., es la brújula política que sigue parámetros con las variables izquierda-derecha y conservador-liberal. ¿Pero realmente se puede hablar de fenómeno? El autor señala que "tiene sus épocas. No ha sido sólo una época de éxito, cada cierto tiempo es publicado en algún foro con suficiente volumen de tráfico y genera muchas visitas, hasta me han alabado e insultado a la vez por dicho medidor".

Lo cierto es que este tipo de diversión hace pasar horas frente al monitor, midiendo lo más insólito e impensado: para los más culposos pueden saber su grado de piratería, también se puede salir –o entrar- del placard viendo su grado de homosexualidad, cuán nerd se puede llegar a ser en la escuela, otra inspiración en el modelo de Baccaglioni, elborrachómetrootros tantos, entre muchas ofertas.

La página Humanforsale.com (humanos a la venta), por ejemplo, pregunta: "¿Usted ha pensado presentarse para la venta? ¿Alguna vez se preguntó cuánto dinero usted podría subir al mercado abierto humano?Intentaremos colocar un valor sobre su vida, usando una variedad de criterios de cuatro facetas básicas de vida. Entre los criterios usados se incluye la capacidad atlética, nivel de educación, ingreso, la cantidad de ejercicio, el peso y el sentido de humor". ¿No será muy ambicioso?

Estas pruebas a decir verdad no parecen ofrecer nada nuevo, pero la instantaneidad de los resultados automáticos hacen de la diversión algo más interactivo que los de las revistas. Pero... ¿poseen algún valor más allá de la diversión? Para el caso del zurdómetro, Baccaglioni asegura que: "Tiene un valor más allá de la diversión. Como muchas cosas de las que hago en la red tiene un poco de experimento social, si bien el resultado es prácticamente anónimo -no llevo ningún registro de los resultados, no era el objetivo- es curioso que resulte en un disparador de opiniones y discusiones en los foros que es publicado, algunos no conocen a los personajes que salen en la puntuación, otros averiguan, es un generador". Y concluye: "Creo haber publicado en mi web el que medía cuán gay es uno, y se podían ver en los comentarios, desde grandes confesiones hasta grandes alivios pasando por grandes desilusiones".

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias