Té de ruda: «Como en cada 1° de agosto se renueva la tradición»

Muchos se preguntan si es  ¿superstición o tradición?. Las respuesta es un poco de ambas cosas. Para algunos “es una superstición basa en una presunción antiquísima a la que le agregaron a las propiedades medicinales de la ruda macho, cierto vínculo con lo mágico y lo espiritual. Los indígenas, aquí en Sudamérica, incorporaron la ruda a sus tradiciones religiosas y la incluyeron en el ritual de la Pachamama Otros estudiosos del tema es una antigua creencia popular que tuvo su origen en el Norte de nuestro país, llegando en la actualidad a todas las provincias. El famoso té de ruda “macho”, debe tomarse en ayunas el primer día de agosto, es decir en el octavo mes del año, ya que es un período signado por las enfermedades y el aumento de personas que fallecen; por lo tanto, para combatir estos posibles daños se prepara una taza de infusión por persona, de modo que el cuerpo se defienda de todos los males y de esta manera la gente alargue un año más de vida. Además el té sirve para atraer buenos augurios a la vida, evitar tristezas, y para proteger de los malos espíritus. La ruda posee muchas propiedades beneficiosas, pero debido a la toxicidad de su aceite esencial es necesario tener precaución en su uso, porque también puede ser perjudicial. Hasta dos tazas diarias son suficientes y no presentan efectos secundarios. El té de ruda se utiliza como un sedante suave, como espasmolítico y diurético aunque en ocasiones se emplea también para estimular el apetito. La tradición se remonta, al parecer, a los indios guaraníes, que ya habrían reconocido las capacidades medicinales de la ruda macho. Esta planta se utiliza internamente con éxito contra los parásitos y determinados malestares gastrointestinales; usados exteriormente, aseguran que sirve para calmar el ardor e irritación de picaduras de bichos y alimañas. También se sostiene que la ruda es una planta que no debería faltar en ninguna casa, pues la creencia popular la concibe como un verdadero conjuro contra las malas ondas, la envidia ajena y la mala suerte. La elección del 1° de agosto tiene, desde luego, un significado especial; es el día en que se honra a la Pachamama, y marca el momento en que el invierno comienza a retroceder en busca de la primavera. La tradición prácticamente se ha extendido a todo el país, aunque originalmente haya sido alimentada en el noreste argentino, especialmente enraizada en la provincia de Corrientes, donde un trago (siete tragos deben ser, sostienen los más supersticiosos) de caña con ruda no se le niega a nadie el 1° de agosto. Allí, literalmente "es un trago" porque la ruda recolectada el 1º de julio se la deja macerar un mes en la caña (bebida alcohólica), para luego beberla el 1º de agosto en ayunas Modo de preparar el té de ruda macho La ruda es una planta vivaz, ramificada, de color verde gris y aroma muy intenso con tallos rígidos y redondos. Posee las hojas pinnadas impares, triangulares en su contorno que alcanzan hasta 15 cm de largo. Los folíolos se dividen a su vez dos o tres veces y están punteados. Las flores están dispuestas en inflorescencias de tipo umbelar poseen 4 o 5 pétalos de color amarillo verdoso y con aspecto de cuchara. Su época de floración es entre julio y agosto; en cuanto a presencia, en Centroeuropa está presente sólo en cultivos y huertos, ocasionalmente también asilvestrada. Esta especie originaria de la región mediterránea fue trasportada a través de los Alpes por los monjes Benedictinos. Para preparar la infusión, se vierte cuarto litro de agua hirviendo sobre una cucharadita de la hierba y se deja reposar 5 minutos. Dos tazas como dosis diaria son suficientes y no presentan efectos secundarios. Las embarazadas deberán prescindir de tomarlo, ya que eleva el riego sanguíneo hacia los órganos pelvianos lo cual podría ocasionar un aborto. Lo que conviene es preparar la infusión antes de tomarla y no dejarla macerar. Preferentemente se debe realizar con ruda macho, que es la de hojas grandes, aunque la ruda hembra tiene las mismas propiedades. Datos extras. Pero el mes de agosto exige mayores precauciones aún. En la noche del 31 de julio ya se tiene a mano algunos gajos frescos de ruda, si es “macho” mejor. No se usan las hojas secas por ser poco efectivas. El 1 de agosto, al despertar, lo primero que se hace es aspirar por tres veces seguidas la fragancia de la ruda. Luego, utilizando unas pocas hojitas se prepara una infusión que se bebe en ayunas. En seguida se toman dos ramitas de la planta con las que se confecciona una pequeña cruz, sostenida por una cinta roja, que debe colocarse debajo de la almohada durante todo el mes. “La ruda tiene muchas propiedades beneficiosas. Es digestiva, diurética, sedante y en ocasiones se utiliza para estimular el apetito. Pero también hay que tener cuidado en no tomarla en grandes cantidades”, lo señalan los especialistas. En efecto, en grandes dosis la ruda también puede ser perjudicial. Se dice que puede ser abortiva (por lo que no se recomienda a embarazadas) y puede ocasionar trastornos gastrointestinales, hinchazón en la lengua y salivación tumultuosa. Sin embargo, hasta dos tazas diarias son suficientes y no presentan efectos sacundarios. Más sobre el tema:

Filed Under: De todo un pocoDestacados

Tags:

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.