Adelanto tapa Revista NOTICIAS

noticias NOTICIAS ya anticipó en enero que una de las estrategias judiciales que evaluaba el vice era incluso “entregar” a su socio y amigo Núñez Carmona, y declarar en la Justicia que el negocio de Ciccone se hizo a espaldas suyas. Fue la iniciativa de uno de sus abogados, Eduardo Durañona. El propio Boudou lo insinuó en su última aparición en “678”: dijo que era difícil “mantener la amistad” tantos años y que, en su momento, “Núñez Carmona deberá dar explicaciones en la Justicia”. El abogado de ambos, Diego Pirota, le preguntó al vice por esas declaraciones: “Después hablamos de ese tema, algo hay que hacer”, lo preocupó Boudou. No era un dato menor: “Si ven que dejamos de defender a Núñez Carmona, quiere decir que esa es la estrategia”, advirtieron enigmáticamente los abogados ante la eventual futura incompatibilidad de las defensas. La trama. Para Boudou, la convocatoria de Lijo a prestar declaración indagatoria fue poco menos que una sentencia: “El juez ya me procesó, esto es prejuzgamiento de acá a la China”, explotó con Cristina Fernández el domingo 1 en una comunicación telefónica. “Por empezar, no podés ir a declarar en estas condiciones –se solidarizó inmediatamente ella–, porque vas a llegar a la indagatoria con el procesamiento ya puesto y un pedido de juicio político en trámite. En ese punto, te vas a tener que ir del gobierno y perderías toda credibilidad. Ahora, si aceptás la indagatoria tal cual está, vas a terminar preso”. Había que presentar batalla hasta el final. La Presidenta se pintó la cara y estimuló a Boudou para que la imitara. El martes 3, Cristina blanquea la situación en Casa de Gobierno y asume la jefatura política de la defensa de Boudou. Lo hace delante del secretario legal Carlos Zannini –partidario hasta entonces de que el vicepresidente se tomara una licencia–, y de Jorge Capitanich –para dar fe de que se trataba de un “acto de gobierno” y no de un simple gesto de apoyo personal de los funcionarios presentes–. La orden presidencial se hizo explícita: ir por la cabeza del juez. “Es una causa armada y tus abogados son muy ingenuos para lidiar con la ‘corpo’ judicial”, cuestionó la Presidenta. “¡Que demuestren que hay prejuzgamiento, fallas procesales y no se garantiza el debido proceso por las filtraciones del juez a los medios!”.

Filed Under: ActualidadbizarrisimoChismesCholuleandoDe todo un pocoDestacados

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.