Parejas de novela hechas realidad

Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.43.01Desde Lali y Mariano hasta Mónica y César. Contundentes historias de parejas unidas por el cordel de su oficio y prolongadas sin maquillaje. Algunas llevan décadas, otras medio tiempo, y el resto son casi fulminantes. Pero mantienen un cetro poco común en la farándula: siguen juntos, tienen o quieren hijos, y alcanzaron la serenidad sobre el terreno siempre tembloroso de los sentimientos. Aquí están, éstos son... LALI Y MARIANO. Alguien, cuando empezaron los rumores, deslizó que la novela Esperanza mía (El Trece, más de 21 puntos de rating) era un prodigio de marketing. Mariano Martínez y Lali Espósito juntos. Una monja y un cura. Jóvenes y bellos. De pronto, contra viento, marea, prejuicios y en pecado, el amor. Durante los primeros tres meses la ficción fue tal. Después, de a poco, sugestivos (“sospechosos” es una palabra desagradable) y algo largos encuentros en el camarín de ella o el de él. La prensa fue al abordaje: había olor a nuevo romance... Pero los dos chicos, cual señoritos franceses y tras algunos lógicos esquives, avanzaron con la verdad: “Sí, nos queremos”. En adelante, sus vidas y sus historias les pertenecen. Todo lo demás es literatura. PABLO Y NANCY. Se conocieron en el ’94 –“por casualidad”, coinciden–, mientras filmaban la película El desvío. Después de un segundo encuentro –reunión de amigos– ella sintetizó cla-rí-si-ma: “Fue una Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.34.25noche especial, y tenemos una relación. Ni él ni yo causamos las rupturas de nuestras parejas, Natalia Oreiro y Matías Martin”. Y él, nada menos: “Nancy y yo nos tiramos a la pileta. Es una mujer maravillosa, simple, amorosa... El próximo paso es formar una familia”. Piel, química o como se quiera llamar a la atracción, no fue cosa de hoy para mañana. Para ellos, “sin culpa”. Y muy lejos, según Pablo, “de ser un amor prohibido: no herimos ni matamos a nadie”. Aquella amistad que empezó en Canal 9 “como la de dos chicos de barrio”, recuerdan, era el Destino. Nada menos. Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.35.24LUCIANO Y SABRINA. Después de 218 capítulos de la telenovela Valientes (El Trece), Luciano Castro y Sabrina Rojas, a pesar de tanto esquive –él es ducho: boxea desde muy joven–, un sábado, después de actuar en San Juan y plantarse un beso memorable (¡minga de ficción!), se refugiaron noche, día y noche en el piso 11º del Sheraton mendocino. El mucho antes había largado los guantes, vivido en Europa y leído poemas, mientras ella se abría paso en Buenos Aires. Pelearon bastante por teléfono, sí. Pero entre dimes y diretes llevan un lustro juntos, y son padres de Esperanza y Fausto. Porque hasta los valientes claudican. MONICA Y CESAR. Agua y aceite. Mónica Cahen D’Anvers, sangre azul, pero fresca y roja gracias al periodismo. César Mascetti, hombre de San Pedro (como el gran escritor Abelardo Castillo), hijo y nieto de editores. El primer cruce fue de desconfianza. El imaginó a una “niña bien”, y ella, a “un tipo muy buen mozo, pero muy creído”. Mala junta, como el tango. Pero de pronto, en Telenoche, empezaron a compartir los dramas y las tragedias del mundo. Y una noche, así porque sí y cada uno en su auto, terminaron en el mismo destino. Siguen en la brecha noticiosa y se han hecho empresarios granjeros en La Campiña, en San Pedro. Allí amanecen sin libreto antes de ir a Radio del Plata. Allí, cada noche, duermen algo así como el sueño de los justos. Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.35.49 Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.36.10PALITO Y EVANGELINA. La sofocante noche del 27 de febrero de 1967 se duplicó en tensión y temperatura entre las arcadas de la abadía de San Benito de Palermo, rodeada por no menos de dos mil almas. Claro, lógico, era la primera vez que cámaras, flashes, reflectores y cables quebraban el monástico silencio para albergar un casamiento también insólito: Ramón Ortega (Palito), tucumano de humilde origen, estrella de El Club del Clan y amado por miles y miles de fans, con Evangelina Salazar, hija de un matrimonio de comerciantes (muebleros) y rígidas costumbres. Pero lo que parecía dudoso y frágil resultó una fusión inquebrantable en el tiempo: casi medio siglo de amor, seis talentosos hijos, y nunca sabor a nada. FABIAN Y PAULA. El muy buen actor Fabián Vena (47) es hombre de mucho rodaje: calle y tablas. Una vida hecha. Y de pronto, muerto de amor por Paula Morales (34), diosa de Multitalent Aency). Anote, lector, para no Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.36.39perder el hilo: Fabián es padre de Cielo (6) y Vida (7), que adoptó con su ex, la actriz Inés Estévez. Paula es madre de Benicio (9), que tuvo con el psicólogo Martín Lemos. Y por fin... ¡Valentino! (8 meses) Un Vena-Morales puro, nieto del famoso relator uruguayo Víctor Hugo, padre de Paula. Y la fábrica no está cerrada: puede haber más noticias para este boletín... Según Fabián, “es increíble la perfección con que ensamblamos esta familia. Parece una pieza teatral de algún talentoso dramaturgo”. Y a lo mejor es cierto. Hay tantas cosas entre el Cielo y la Tierra... etcétera, como Hamlet le dijo a Horacio.     Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.37.08PETER Y PAULA. El amor entre Paula Chaves (31), ganadora de Súper M 2003 y Pedro Alfonso (37), productor de Ideas del Sur, nació en 2010 en La cocina del show (El Trece) y pronto sumó una gran cantidad de fans, convirtiéndose en el fenómeno mediático del año. Tras alguna crisis, la reconciliación continuo en convivencia veraTe niega y profesional, compartiendo Despedida de soltero en las tablas de Carlos Paz. Acto seguido, mudanza juntos a Las Cañitas y arribo, como pareja, a las pistas del Bailando, semifinal incluida. En marzo de 2013 anunciaron el embarazo de Olivia. El 10 de julio de 2014, madre e hija se bautizaron y el 8 de septiembre Paula y Pedro se dieron el “sí, quiero”. Hoy ella conduce Este es el show, él actúa en Esperanza mía, y juntos representan a Multitalent Agency. Tanta plenitud recibió un revés reciente: la pérdida del segundo embarazo, a fines del último octubre. SELVA Y ARTURO. Juntos desde hace más de cuatro décadas, tomar el té con ellos en su casa del Bajo Belgrano es como un remanso casi british. Pero cuidado con el agua mansa, dice el refrán. Actores en estado puro, con Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.37.32éxitos y carreras ilimitadas, no tardan en confesar sus llamaradas. “Peleamos mucho, y a los gritos. Dos por tres alguien hace la valija”, juran. Pero al mismo tiempo son dos mutuos cables a tierra, porque en las largas noches de búsqueda y lectura de textos teatrales, se hace la luz y el piso empieza a vibrar. No importa si juntos o separados, pero la alquimia hace su trabajo. Se ven en la exacta matriz del sentido de sus vidas. Imaginan sus personajes hasta en sueños. Y nada más queda por decir... NICO & GIMENA. Los Vázquez-Accardi, como pareja y en sus documentos, están muy lejos de los veteranos de esta serie. Hijos de la tele, Nico murió de amor por ella en Casi Angeles. Resultó mutuo. No se escondieron. Se comprometieron sin anillos. Sus respectivos camarines fueron discretos e íntimos cuarteles de cariño... Y como bien enseña la Historia, el amor siempre triunfa. Cuatro palabras que merecen memoria y debate, es cierto. Pero que en este caso son respuesta suficiente para dos que se quieren sin tanta filosofía. “Con Nico pasan los años y se acrecienta el amor”, define perfectamente Gimena. Captura de pantalla 2015-11-17 a las 10.38.05 Fuente:GENTE  

Filed Under: Sin categoría

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.