China Suárez y Benjamín Vicuña “Estamos bien, conociéndonos”. CARAS

Lo habían negado, pero lo suyo era una realidad que, a la sombra de la polémica, aún no estaba lista para exponerse. Eugenia “ La China” Suárez (24) y Benjamín Vicuña (37) habrían comenzado su romance durante la filmación de “El Hilo Rojo” y así lo habia anunciado—escándalo mediante— Carolina “Pampita” Ardohain (38), ex pareja del actor chileno, tras haberlos econtrado “in fraganti” en el recordado motorhome. Pero los meses fueron pasando y la desición de los involucrados fue negar una y otra vez la versión y dejar que el agua corra. Pero, como reza el refrán, “si el río suena, es porque piedras trae” y así sucedió: la pasión pudo más y la necesidad de vivir el amor sin restricciones, también. Concluida la filmación de la película en la que se enamoraron, Benjamín Vicuña  y Eugenia, la China Suárez, buscaron los espacios para seguir reencontrándose. Y de compartir tiempo en Buenos Aires pasaron a disfrutar viajes juntos, en especial ahora que ambos fueron invitados al “Miami Film Festival” por sus respectivos trabajos—ella por “Abzurdah”, él, por “La Memoria del Agua”—Además de cumplir con sus agendas de prensa, aprovecharon la estadía en la ciudad para mimarse y celebrar el cumpleaños 24 de la actriz argentina. Entusiasmada con el programa, “La China” arribó primero a los EE.UU y a la espera de su amor, participó de varios eventos relacionados a su película. Estuvo alojada en el hotel “Nautilus”, sobre el 1825 de Collins, hasta el martes 8 por la mañana cuando, tras le llegada de Vicuña, se mudó con Vicuña al exclusivo “Standard Miami Beach Hotel” , ubicado sobre el 40 de Island Avenue. Sólo dejaron la comodidad del resort y el placer de su elogiado spa para disfrutar de un paseo en bicicleta que los mostró muy relajados recorriendo la ciudad y a los besos en una de sus paradisíacas playas. Pero el verdadero festejo comenzó en la víspera del miércoles 9, día en que Eugenia cumplió sus 24 años. En la noche del martes, Benjamín accedió a acompañar a su nuevo amor a la avant de su filme, aunque allí no se mostraron tan juntos para las fotos. Sobre el mediodía del miércoles, el actor chileno finalmente agasajó a su novia con un paseo y almuerzo en “Wynwood”, un distrito artístico de Miami en el que proliferan galpones, galerías de arte y donde los muralistas emergentes exponen sus grafitis. Fascinada con el paseo y la posibilidad de mezclarse entre la gente como dos turistas más, la pareja dio rienda suelta a su alegría y entre abrazos y besos vivieron una tarde muy romántica. A tono con su apasionamiento, y sin importarles que en la Argentina ya habían comenzado las repercusiones de su “blanqueo”, Vicuña y “La China” continuaron su “Luna de miel” en la intimidad del hotel que se convirtió en refugio. Y en la noche del sábado 12, mientras Mirtha Legrand confirmaba en su programa el noviazgo de su nieto, Nacho Viale (34) y Carolina “Pampita” Ardohain, ex de Benjamín, los tortolitos emprendían juntos el regreso al país por American Airlines. Con noviazgo confirmado, la pareja aterrizó en suelo local a las 7 de la mañana del domingo, con numerosas valijas, pero feliz y sonriente. “Estamos bien. Nos estamos conociendo.Siempre estuve tranquila, me enamoré de un hombre separado”, confesó la china a la prensa. “En la vida hay que dejar que las cosas fluyan. Yo estoy separado desde septiembre del año pasado. Estamos en marzo y tengo la necesidad de rehacer mi vida. Tenemos derecho a ser felices. Espero que todo esto quede atrás y le deseo lo mejor a Carolina, sé que también está en pareja”, se sinceró Vicuña sobre un “blanqueo” que por su rapidez ya despierta sospechas entre los allegados a Pampita, quienes habrían visto su enojo y tristeza al conocer el rumor publicado por CARAS. “La China” Suárez estaría esperando un hijo del galán chileno y oficializar su noviazgo sería el primer y natural paso para luego dar la feliz noticia.

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.