El extraño living de Victoria Vannucci y Matías Garfunkel

captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-42-42 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-42-23 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-46-08 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-46-26 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-47-49 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-48-29 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-48-39 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-49-05 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-49-15 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-49-50 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-50-06 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-50-20 captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-17-50-26 En medio del torbellino mediático que los envuelve (están exiliados en Miami, después de que el ex empresario kirchnerista denunciara amenazas por el vaciamiento del Grupo 23, que dirigió junto a Sergio Spolzski), varios usuarios de las redes sociales publicaron capturas de una vieja entrevista que la revista Hola! les había hecho en 2013. En aquel año, Vannucci y Garfunkel presentaron su mansión de Belgrano con una sesión de fotos. Y ahí, claro, ya había indicios del fanatismo de ambos por las piezas de animales. En el living se podían apreciar los sillones de cuero vacuno y, lo más escalofriante, las patas hechas de asta (cuernos de animales). Eso sin contar los adornos de marfil que decoran todo el lugar. Según la publicación, los muebles habían sido traídos de París por pedido de Garfunkel, que se enamoró de ellos apenas los vio. Todo, claro, por una cifra millonaria. El comedor principal de la mansión, armado con vajilla y copas de Hermés y servilleteros de Cartier. A la izquierda, en los rincones, dos globos terráqueos del 1700. En las paredes se observa la extensa colección de cartas y manuscritos de Garfunkel, que comenzó a los 16 años, cuando su padre le regaló un manuscrito original de Napoleón. También tiene cartas de Winston y Clementine Churchill y la renuncia del presidente Nixon, escrita el 8 de agosto de 1974. Detalles La mesa es de mármol italiano, perteneció a Gianni Versace y data del siglo XV. Dos cómodas italianas neoclásicas hacen de vajillero en el comedor principal. También se puede ver una colección de estatuas y sellos antiguos de marfil, un regalo de casamiento para la pareja. Una de las tres motos que Garfunkel tiene exhibidas en su mansión. Es una Royal Ruby de 1914. La biblioteca de la casa, construída en caoba y nogal, alberga la colección de libros que Matías heredó de su padre, el multimillonario Jorge Garfunkel. La escalera estilo inglés que conduce al primer piso de la casa. Además Un cuadro de Antonio Berni decora una de las chimeneas de la casa. El hall de mármol da la bienvenida a la mansión. Se observa también la colección de bastones de Garfunkel y varias esculturas de Rembrandt Bugatti. Los bastones de Matías, algunos los usa y otros los conserva como piezas de arte. "Una de mis favoritas de esta colección es el bastón de mando que perteneció al presidente Raúl Alfonsín", contó. El más grande de los tres livings de la casa, con una gran obra de Benito Quinquela Martin como protagonista. El gimnasio donde Victoria entrena con su personal trainer a diario para recuperar su figura. Conmovidos y enfurecidos por las actividades de la pareja, varios grupos animalistas lanzaron una convocatoria vía Facebook para hacer un escrache frente al local de lencería de la ex del Ogro Fabbiani en la avenida Alvear. "Dejémonos llevar por esta indignación que quema el pecho y llena los ojos de lágrimas. Gritemos a viva voz que esto no lo queremos más, que esta injusticia tiene que desaparecer del planeta en el que vivimos y el cual compartimos con estas maravillosas criaturas", explican en el texto que acompaña a la convocatoria. Fuente:MUY

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediáticoMundo Fan

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.