Palito no puede hablar de su hijo gay

 Evangelina Salazar es una fiel cultora del perfil bajo y la discreción. Quizás por eso, sorprendió que hablara de la orientación de Martín, uno de sus hijos y de cómo se lo tomó ella y Palito Ortega. Reconoció que para ella y su pareja, fue difícil. Sin embargo, el asunto está completamente resuelto.

Evangelina Salazar sorprendió al expresar públicamente que su hijo Martín, el más sencillo del clan Ortega -sí, el que viaja en colectivo- es gay. Lo curioso y más difícil de confesar fue la reacción que ella y su marido tuvieron y las cosas que se enteró que vivió su hijo debido al bullying por su sexualidad. Las confesiones llegaron durante una entrevista que le dio a La Nación.

"Y Martín, que ahora trabaja con Sebastián, también tiene una vida plena. Él es gay. Fue una cosa muy fuerte para nosotros, que somos de otra época. Pero lo transitamos muy bien.Toda la vida Martincito fue una delicia. Las chicas lo adoraban y él siempre me decía cosas muy sentimentales. Yo notaba alguna cosita", recordó.

"Él se analizó mucho tiempo, pero el psicólogo no me comentaba nada. A los veinte años ya me empezó a dar algunas señales. Con Ramón no hablaba del tema, pero conmigo sí. Hasta que un día nos hizo ir a su psicoanalista, que nos dio la noticia. Ahí entendí muchas cosas. Mi chiquito... Ha sufrido en el colegio de una manera increíble. Ahora me cuenta cosas que yo ni me imaginaba. Se ve que los compañeros registraban algo diferente, y los chicos cuando quieren son muy crueles", lamentó.

"Mi marido no habla del tema, pero fue a hacer cursos de inglés a la universidad con el novio de Martín. Él por supuesto lo ama, aceptó todo y está orgulloso de su hijo. Lo que no hace es hablarlo con naturalidad. Somos otra generación", consideró.

Sobre su relación con Luli Salazar y su viaje a Miami por el nacimiento de Matilda, indicó que: "Bueno, ahí fui sola. El tema de Luciana es una decisión mía, personal, con mi familia. ¿Sabés qué pasa? A medida que me voy poniendo grande me doy cuenta de que tengo cuentas pendientes con algunos familiares".

"No con ella, sino con mi hermano. Con él tenemos otra vida, nos hablamos esporádicamente. Y dije: ¡no puede ser esto! Así que decidí viajar a Miami con ellos, para estar en el nacimiento de Matilda. Lo hice para darle esa satisfacción a mi hermano, a mi cuñada y a mi sobrina. Sí, porque no quiero perderlo. Yo no me pongo a analizar o juzgar la decisión de Luciana. Es la diversidad, está bien. La gente es distinta. Es mi sobrina, la hija de mi hermano. Punto. Y un estilo muy distinto al de mis chicos, pero ese no tiene por qué ser un problema", justificó.

Filed Under: De todo un pocoDestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.