Fabián Cubero sobre Mica Viciconte: «Me casaría y tendría otro hijo, soy joven»

Durante once días, Mica Viciconte (29) y Fabián Cubero (39) se dedicaron a disfrutarse y vivir apasionadamente la relación que comenzó hace casi nueve meses. Cumplieron fantasías sexuales y se dejaron llevar por un lugar paradisíaco. Mica Viciconte (29) y Fabián Cubero (39) acaban de llegar de una especie de luna de miel en la Riviera Maya, México. A casi nueve meses de haber iniciado su relación se animan a hablar de matrimonio. –Llevan ocho meses y medio juntos, y Mica confesó que son muy apasionados. ¿Cómo disfrutaron la intimidad durante estos once días a solas? M: Fue como una mini luna de miel sexual, romántica y muy apasionada. F: Descubrimos cosas nuevas del otro. Yo soy muy cariñoso y mimoso, me gusta complacerla todo el tiempo. –¿Es muy importante el sexo en la relación que tienen? F: Totalmente. El encuentro es un momento mágico porque entre nosotros hay mucha piel. A la hora del amor somos personas muy abiertas. M: El sexo es fundamental en una pareja. Fabián es una persona súper generosa a la hora del amor, además de ser romántico, caballero, amable, divertido y siempre está atento para hacerme sentir bien. –¿Cumplieron alguna fantasía en Tulum? M: Si, la de hacer el amor en la playa. Bah, yo ya lo había hecho, Fabián no… Fue un momento increíble. F: Una noche increíble. Primero fuimos a cenar a Kintoh, el mejor resto de Tulum, dentro del Hotel Azulik y que está construido sobre los árboles. Después nos fuimos a caminar por la playa, solo nos acompañaba el ruido del mar y el reflejo de la luna. La situación nos puso muy románticos y después…. Imaginátelo. –¿Quién es el que más propone los juegos en la intimidad? F: Todo el tiempo estamos probando cosas nuevas. Aunque en la nota anterior Mica te dijo que fantaseábamos con el trio, hoy no es una propuesta que nos interese ya que priorizamos la pareja. M: Estoy de acuerdo aunque te voy a confesar que a la hora del amor el más atrevido y juguetón es Fabián… –Durante esta especie de luna de miel, ¿ya hablaron entre ustedes de casamiento? F: Sí, no le tenemos temor a nada porque estamos enamorados. En el futuro me casaría y tendría otro hijo porque soy joven y sigo apostando al amor. M: Te aclaro que todavía no me imagino casándome. Pero el día que lo haga, les juro que me voy a poner un vestido blanco. –¿Y pensaron en el nombre de sus futuros chicos? F: Yo sé que Mica quiere tener hijos, y a mí gustaría tener otro. Lo nuestro va bien, pero hay que ir despacio. Después de de una relación de diez años y de tener tres hijas, me tomé un tiempo para estar solo y salir adelante. Ahora estoy con la cabeza abierta, y apuesto por este amor. Además Mica es una mujer preciosa que el destino me regaló. M: Hoy disfrutamos el presente y por ahora priorizo mi trabajo. No hay planes inmediatos de hijos y mucho menos fantaseamos con nombres. F: Mica tiene unos códigos tremendos y es una persona en la que se puede confiar. Además la relación que pegó con mis hijas fue clave para seguir para adelante. Las quiere mucho y las nenas también a ella.¿Ya hubo presentación familiar? F: Mica conoce a mis padres porque yo hice un asado en mi departamento para presentárselos, y ellos pegaron muy buena onda, además se sienten identificados porque ella es una chica de barrio, muy sencilla y no tiene problema con la comida. –¿Y vos Mica? M: Mi familia aun no la conoció porque están en Mar del Plata, y no logramos combinar. F: Perdón, pero a tu papá lo encontré una vez en Combate, y a tu mamá la vi un ratito en Mar del Plata cuando me pediste que le lleve unas cosas. Pero a tus hermanos aún no los conozco. Sé que Lara es profesora de Educación Física y que Diego es policía. A él seguro que lo veré porque le voy a llevar el perrito que le compraste. Siento que poco a poco vamos formando una gran familia.

"Compasión no quiero/ lástima no quiero. Quiero un amor duro/ que me pueda hacer vibrar. Tu sabor yo quiero/, tu sudor yo quiero. Quiero tu locura/ que me haga delirar. Pura caña puro amor. Amor a la mexicana…" Mica Viciconte (29) y Fabián Cubero (39) se ríen cuando recuerdan aquel tema de Thalía. Con una sonrisa enorme y la piel bronceada, después de los once días de pasión que vivieron en Tulum, la perla de la Rivera Maya. –¿Cómo y cuándo comenzaron a planear sus primeras vacaciones? Fabián: En enero, aunque muy discretamente porque todavía no habíamos blanqueado nuestra historia. En verdad, desde empezamos a salir sabíamos que lo nuestro iba en serio. Mica: Eso sí, coincidimos en que queríamos irnos a la playa. Tuvimos que esperar el final del torneo, cuando Fabián tenía unas semanas libres en Vélez. F: Yo conocía Cancún porque cuando jugaba en Tigres de Monterrey hice una pretemporada. Pero no había estado ni en Playa del Carmen, ni en Tulum. ¡Son lugares increíbles! –¿Cómo fue convivir a full, día y noche? M: Agradezco tener mucho trabajo pero hacía cuatro años que no paraba. Fue un placer poder dedicarnos sólo a nosotros. Nada de responder mensajes en las redes, ni pensar en qué hora es ni en mis trabajos (La tribuna de Guido e Incorrectas, junto a Moria). La convivencia fue un 10, nos divertimos un montón, además sirvió para conocernos y unirnos mucho más. F: Fue excelente. Ningún problema en compartir las 24 horas. Hace casi nueve meses que nos conocemos, y este fue nuestro primer viaje solos. M: Fue súper productivo porque aprendimos qué le gusta al otro. F: El sábado, cuando volvíamos en el avión, hablábamos sobre cómo íbamos a extrañar el día a día juntos. –¿Después de esta prueba les dio ganas de seguir conviviendo en Buenos Aires? M: Hoy por hoy no está en nuestros planes la convivencia. Estamos muy bien así, si bien todo lo que vivimos durante estos once días suma mucho a la pareja. F: Por ahora es complicado que pensemos en vivir juntos en Buenos Aires. Yo tengo mi vida armada lejos de la casa de Mica y más cerca de la casa y del colegio de mis hijas (Indiana –9–, Allegra –6– y Sienna –3–), también de donde entreno y donde viven la mayoría de mis amistades. Pero si las cosas siguen tan bien como hasta ahora, vamos a poner un punto intermedio para encontrarle la vuelta y convivir. –Vos sos un padre muy presente, Fabián. ¿Cómo te contactaste con tus hijas durante estos días? F: Te confieso que este viaje al principio se me hizo duro porque era la primera vez que me iba sin ellas tantos días. Cuando nos despedimos las tres se pusieron a llorar y a reclamar que eran mucho once días sin vernos. Ellas están acostumbradas a que la mamá viaje por trabajo o vacaciones, pero yo soy más chapado a la antigua, y me cuesta alejarme de ellas, este fue el primer viaje de placer lejos de mis hijas. Pero como soy un papá un poco baboso, les prometí que al regresar nos íbamos a Mar del Plata, y tal vez con Mica. Obviamente que desde México las llamaba todos los días al teléfono de la señora que las cuida, para ver cómo estaban y cómo les había ido en el colegio. Charlábamos por la camarita de WhatsApp y les mostraba el hotel, lo que comíamos y también me preguntaban por Mica. También me contactaba con una de las productoras del programa de Vero Lozano para hablar con Sienna, que siempre acompaña a su mamá.

Fuente: GENTE - Por Pablo Procopio Fotos gentileza Manuel Cappelari

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

De todo un poco

Los 50 años de Marley

TweetEn charla íntima con GENTE, Marley (50) reveló que el 1º de junio, mismo día de su cupleaños, “inicié las charlas con la compañía de subrogación de vientre

EntreFilete Noticias