Carola del Bianco: “Amo rezar con mis hijos”

La casa de Carola del Bianco (41) es pura alegría. Los juguetes desparramados por todos lados muestran que los chicos se divierten en el hogar, ya sea en el interior o en el gran jardín que rodea la casa en la que viven con Francisco “Paquito Mayorga (48), su pareja hace más de 24 años y padre de sus cuatro hijos, Maia (12), Elisa (9), Isabel (5) y Francisco (2) a quien todos llaman “Paquín” y es imparable. Como ya es costumbre, la ex modelo, considerada una de las mujeres más bellas de la Argentina, reunió a sus hijos en un rico té familiar y disfrutar al aire libre los días de calor y palpitar el verano. Para ello preparó licuados, cockies, copones con frutas frescas y una colorida torta de siete pisos bañada en crema. Muy felices, los chicos aprovecharon al máximo la soleada jornada para estar con su madre, quien desde que tuvo a su primera hija está siempre presente para sus herederas y su principito. Rodeada de sus amores, Carola recibió a CARAS en su casa y contó cómo es su día a día.

“Nunca pensé que iba a tener una familia tan numerosa; las cosas se fueron dando naturalmente. Ahora no tengo dudas de que el nacimiento de mi primera hija marcó un antes y un después en mi vida. Desde aquel momento, hace ya 12 años, soy cien por ciento madre. Me dedico exclusivamente a cuidar a mis hijos y a criarlos. Me levanto, les preparo desayunos saludables, los llevo al colegio y al Jardín y luego los voy a buscar. Amo ver a todos mis hijos juntos, criándose como compañeros, como amigos... Son el amor de mi vida y me hacen una mejor mujer. Si bien son cuatro, “Paquín” es el que más atención se lleva por parte de sus hermanas. Todas quieren jugar con él… Todas lo quieren tener en brazos; es el príncipe de la casa”, relata.

Ferviente católica, Carola sorprende al revelar una de las actividades que más le gusta practicar con sus niños: “A la noche voy cama por cama para desearle buenas noches a las nenas y a Paquín y tomamos como costumbre rezar. ¡Amo rezar con mis hijos! Con cada uno de ellos me acuesto o me arrodillo al lado de su camita y agradecemos por lo que tenemos y también pedimos por tener buena salud y una hermosa vida. Además, solemos pedir por quienes más lo necesitan. A las nenas les encanta y es un ritual que ya llevamos mucho tiempo practicándolo. Lo hacemos con convicción y corazón”, finaliza “Caro”.

Fuente:REVISTA CARAS

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.