Sabrina Rojas rompió el silencio tras su separación de Luciano Castro: “Hubo un hastío, llegamos a ser como hermanos”

Sabrina Rojas habló por primera vez de su separación de Luciano Castro, luego de que se confirmara el lunes por la tarde que la pareja, tras nueve años de relación, estaba distanciada desde hacía dos meses.

"No tenemos nada que ocultar y no le debemos nada a nadie. ¿Por qué no puedo decir que estamos separados? Cuando tomamos la decisión de separarnos ya teníamos las vacaciones armadas. Estamos viviendo bajo el mismo techo, estamos juntos en la playa; lo que no vas a ver es un mimo", dijo la actriz en un móvil con Intrusos desde Mar del Plata, donde pese a la ruptura veranea con el actor, así como lo hicieron en todos estos años.

Sin poder precisar una fecha definitiva de la ruptura, la que atribuyó a un "desgate" y descartó "terceros en discordia", tampoco pudo ser terminante. "A lo mejor no es definitiva, a lo mejor sí, a lo mejor necesitamos más separaciones para llegar a la definitiva… A lo mejor hace que volvamos con más fuerza", declaró. Minutos después contó que atravesaron otras "20" crisis en casi una década juntos, que hasta los llevó a intentar terapia de pareja. Pero los hijos "los frenaron".

Al momento de hurgar en las razones, Rojas descartó posibles celos suyos. "Soy celosa, pero lo lógico. Cuidé lo mío. Ahora… '¡Mandame la ubicación!'. No", bromeó. Entonces, Jorge Rial fue al hueso: "¿Luciano se portó bien?". La modelo demoró su respuesta: "Yo… eso te lo tendría que responder él. Todos hemos metido los cuernos, y eso no es lo grave en un proyecto de vida. Me llegaron cositas, pero nada concreto. A veces uno prefiere creer, y decir: 'Te creo a vos'".

Pero, ¿quién tomó la decisión? No sabe, no contesta… "Una vez por mes, a Luciano lo echo", recordó, sonriendo, hasta que finalmente encontró -o reveló- un motivo: "Hubo un hastío. Nos cansamos. Llegamos a ser como hermanos. Estamos empachados, y tenemos que curarnos del empacho; a lo mejor se cura, a lo mejor no". Y agregó: "Nos amamos, por supuesto".

"Estamos bien, pero transitando una separación. Y nos agarra nostalgia, enojo, todo… Pero somos dos personas que pueden convivir bajo el mismo techo, sin problema. Acá vivimos una fantasía; la verdad la vamos a tener cuando volvamos a Buenos Aires", confesó Sabrina, quien sostuvo que se tomarán su tiempo para reacomodar la rutina, que en poco tiempo será en casas separadas.

"No pasó nada como para que no nos podamos ver (…). Yo le digo Gordo, y él un par de veces me dice 'Mi amor'. Sí, es raro… Y hay días que nos miramos y decimos: '¿Da para separarnos…?'. Pero es solo un segundo. Y abrazos, nos damos miles". En ese sentido, se sinceró: "A veces lo veo y digo '¡Menos mal que me separé!', y otras veces: 'Mirá este gordo que me estoy perdiendo…'". Además, puntualizó que Luciano jamás le pidió que dejara su carrera artística, como señalaban algunas versiones.

Además, Sabrina reafirmó que aquel mensaje "tremendo" en su Instagram se debió a un hackeo, algo que también le habría ocurrido tiempo atrás con su Facebook. "Todos los meses me sale que desde Hurlingham quieren entrar a mi teléfono. A lo mejor es más común de lo que pensamos", advirtió, y descartó que alguien cercano a la familia haya ingresado a la cuenta para dejar esas palabras. "Aunque en algún momento lo pensamos", reconoció.

"(Quien escribió el mensaje) es alguien que quiso hacer una maldad. Dijeron las palabras que generan escándalo. Todos conocemos a Luciano. ¡¿Qué drogadicto?! Es una locura. Nos pareció una pelotudez tener que aclarar algo que no hicimos, que no somos", aseguró.

"Luciano es malhumorado, intenso, te pudo nombrar un par de cosas; lo sabemos todos. Pero de ahí a ser violento… es otra cosa", dijo Rojas, pidiendo prudencia. "A mi marido, a mi ex ahora, aunque no me acostumbro (a decirle así), lo voy a defender siempre porque es un buen tipo", avisó. Y entonces, ¿por qué Luciano cerró su Instagram? "¡Porque se asustó!". La propia mamá de la actriz, también: "Le subió la presión", contó, y explicó que la llamó para calmarla y contarle que lo escrito en ese posteo era mentira.

La historia de un amor. Se conocieron a finas de 2009 cuando Sabrina fue convocada para hacer temporada en Mar del Plata con la obra Valientes, tras el éxito de la tira de Pol-ka que Luciano había protagonizado con Mariano Martínez y Gonzalo Heredia.

En ese entonces la actriz aún estaba en pareja con Juan Pablo Inigizian, por lo que los primeros tiempos la rubia y el actor vivieron su romance en absoluto secreto, aunque ella recién lo admitiría hace dos años.

En marzo de 2010 hicieron pública su relación, y en el 2012 coronaron su amor con la llegada de su hija Esperanza. Castro ya era papá de Mateo (16), fruto de una relación anterior. Dos años más tarde la familia se completó con la llegada de Fausto, y a finales de 2016, luego de varios rumores de crisis, decidieron pasar por el Registro Civil.

Dos semanas atrás se vio en Instagram la misteriosa publicación de Rojas, desmentidas varias veces, como en este móvil con Intrusos. Hasta que ayer se confirmó la ruptura. ¿Definitiva? Se verá.

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply

Acceder con Facebook