Marcelo Tinelli íntimo

Aunque aún se reconoce en ese chico de Bolivar que llegó, casi sin habérselo propuesto, a ser el conductor más exitoso de la televisión,Marcelo Tinelli sabe que 30 años es mucho tiempo y que el tiempo trae cambios. Que cada “Buenas noches, América” es distinto y que por eso, luego de tres décadas al frente del programa que ya se convirtió en un clásico, es momento de celebrar la permanencia y el éxito, de recordar y permitir emocionarse. Antes del debut del Súper Bailando (mañana, lunes 29 de abril, a las 22:30), eltrecetv.com tuvo una charla mano a mano con el conductor, donde repasamos los hitos de su carrera, pero también le dimos rienda suelta a los sentimientos y a la reflexión.     ¿Qué extrañás del Marcelo Tinelli de hace 30 años? Sigo siendo el mismo. No lo veo como “otro Marcelo”, pero no tenía la experiencia. Era mi primer protagónico, mi primera conducción. Me veo como muy quedado a lo que soy hoy, me veo con cierta nostalgia. En estos meses, estoy viendo más videos de aquella época, me mandan fotos, recortes de revistas y de diarios, estoy más movilizado, más emocionado por los 30 años que en otros lanzamientos de Showmatch. Es que hay algo más fuerte, que me atraviesa, que atraviesa mi vida, mi familia, mis hijos; Mica, por ejemplo, tiene 30 años. Al pensar en el conductor que era hace 30 años, hay cierta candidez.     ¿Qué te gusta del Marcelo Tinelli actual? Lo que más rescato cuando me veo —que tampoco es que me veo mucho, veo mas videos de antes que los de ahora, no soy de estar analizando qué hice después de cada programa— es la pasión. Voy y hago el programa con ganas y eso se nota, lo siento así y se transmite.     Uno piensa en Showmatch y dice: ‘es el programa de Tinelli’. Con el tiempo, ¿qué cosas aprendiste a delegar en tu equipo y cuáles te negás a soltar? Antes escuchaba todas las cortinas musicales del programa porque creía que si los temas los conocía yo, también los conocía la gente. Ahora delego eso, también la escenografía, la puesta de luces y la puesta de cámaras. Pero el final del programa lo hago yo. En cambio me cuesta delegar la lista final de participantes de Bailando y, por ejemplo, el casting de Genios de la argentina, lo vi completo, porque tiene que ver con lo que voy a hacer con la gente que tengo al lado en el programa. Tengo que admitir que con la luz y el sonido soy un poco obsesivo, porque me gusta escucharme fuerte. Con la luz tengo “esa cosa legranezca”; tengo que sentir un “calorcito en la cara”, que es algo de la vieja tele, eso quiere decir que estoy bien iluminado; hoy las luces son HD, Led y son más frías, pero yo quiero seguir sintiendo ese calorcito.       Bailando es una fórmula infalible, entonces ¿por qué arriesgarse a probar un nuevo formato como Genios de la Argentina? Esa misma pregunta me la podrías haber hecho en el 94, cuando Ritmo de la noche era una fórmula infalible: “¿Por que hacés el show de Videomatch?”. Los cambios en el programa están buenos, probar nuevas fórmulas es positivo y más que son 30 años. Hay cierta devolución de tanto amor de la gente. La gente nos vino a buscar durante tanto tiempo a la tele, desde diferentes lugares de la Argentina, y está bueno hacerle un mimo. Hoy me parece que esta bueno hacer un mix: por un lado, los profesionales y por otro, la gente común. La gente común no nos funcionó en Bailando, porque el público quiere ver a los famosos. Esto mismo, al revés, es lo que vamos a buscar los viernes, veremos a ver qué pasa.     Durante mucho tiempo, el “Aquadance” era la vedette del Bailando. Este año, ¿qué es lo que te genera más expectativa? Hay un muy buen elenco, un muy buen jurado y un muy buen BAR que va a ser un contrajurado con mucha entidad. Este año, en las coreografías de las 16 parejas va a haber más elementos y producciones más libres y eso va a hacer volar la imaginación.
 
    Desde hace algunos años se nota un cambio de mirada muy fuerte en la forma en la que muestran a las mujeres en el programa... Lo venimos haciendo hace muchos años, pero recién el año pasado, con el Colectivo de actrices, la denuncia de Thelma (Fardín) y el debate por la Ley del aborto, surgió aún más el movimiento femenino. Uno es uno y sus circunstancias, no puede descontextualizar las cosas y la televisión, como cualquier rubro, va evolucionando, va aprendiendo. Desde mi primer programa en Ritmo de la noche, donde la cámara entraba por debajo de las piernas de las bailarinas, algo que naturalizamos, a este programa cambiaron muchos cosas. Nosotros acompañamos la evolución de la sociedad y no queremos bajarnos de eso. Lo que hacíamos hace diez o doce años, el corte de la pollerita, lo veo hoy y no me gusta, es algo que no haría, pero en ese momento yo le corté la pollerita, incluso, a mi exmujer y pasaba como algo gracioso.El humor en la tele cambió, uno puede evolucionar y puede aprender. Las mujeres en mi casa me hacen aprender y valoro y reivindico toda esta lucha permanente que tienen las mujeres y creo que el programa tiene que evolucionar de esa manera y queremos que haya cada vez más mujeres que lleven esa voz al ciclo.
      Tu hijo Francisco forma parte del equipo de producción de LaFlia ¿Ves actitudes tuyas en él o sentís que hace su propio camino? Tiene muchas cosas mías. Pero a él le gusta más producir ficción. De hecho, es cinéfilo absoluto: vio 10 veces más películas que yo con la edad que tiene. Me gusta que esté en el rubro y me parece que tiene una mirada muy linda, muy estética. Me gusta tenerlo cerca, pero no soy una persona que le marque a sus hijos lo que tienen que hacer. A Juanita, que ya mide 1,80, es a la que veo que le gusta el medio artístico y estudia comedia musical.     A pesar de ser “el hijo de Tinelli”, Francisco no ocupa un lugar preferencial en el equipo de producción: ¿cómo fue decirle que iba a empezar de abajo?Francisco le dije: “Vas a empezar en edición, limpiando y ordenando material, y así fue, no tuvo problema. A mí gusta que se hagan de abajo.     Uno no permanece 30 años en la televisión sin gente que lo apoye y apuntale: podés decirme tres nombres, tres personas que te hayan marcado. Primero, por fuera de la lista, mi viejo, que fue quien me inoculó el bichito del periodismo. Después, José María Muñoz, que fue el primero que me dio la posibilidad de trabajar en la radio; Juan Alberto Badía, que me abrió las puertas de la televisión y de su casa, y que creyó en mí, cuando ni siquiera yo creía en mí; la tercera persona es Gustavo Yankelevich, que vio en mí un animador que yo no veía, porque no me animaba o porque no lo quería ver. Pero en la actualidad hay un sostén muy importante en mi vida: mi mujer, Guillermina Valdes. Estar enamorado de una mujer, tener una compañera de vida que te espere hasta tarde, cuando termina el programa, para charlar un ratito es increíble.       Genios de la Argentina: el nuevo desafío de Marcelo Tinelli Además del ya clásico Bailando, el formato más exitoso de la televisión, este año Marcelo Tinelli se pondrá al frente de Genios de la Argentina, donde asumirá el desafío de viajar al interior del país para conducir este nuevo formato que tiene como objetivo encontrar talentos, personas que nos conmoverán con sus fuertes historias de vida.   Al hablar acerca de Genios… Marcelo Tinelli la voz se le tiñe de frescura, adopta una pose que invita al diálogo, le brillan los ojos, deja aflorar una inesperada mezcla de entusiasmo e incertidumbre: “No es igual generar conexión con la gente en un estudio, que ante 10.000 personas, la verdad, no sé que puede pasar”, revela como si fuera la primera vez que asume el rol de conductor. Pasaron 30 años del primer “Buenas noches, America” y, sin embargo, Marcelo Tinelli sigue sintiendo cosquillas en la panza. Fuente: eltreceTV .Foto de portada: Jorge Luengo

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.