Luis Ventura le respondió a Jorge Rial: «Me tuve que ir de La Red, Intrusos y Paparazzi porque él no quería que esté»

Solo quedan recuerdos de la época en la que Luis Ventura (63) y Jorge Rial (57) se plantaban espalda con espalda para dar pelea al resto del mundo. Ahora quienes formaran una dupla excepcional en el periodismo de espectáculo más picante, confrontan frente a frente sin sutilezas.

Fue el conductor de Intrusos quien este jueves blanqueó su distanciamiento del presidente de Aptra, en pleno escándalo por la organización de los premios Martín Fierro: “No hay nadie de Aptra que me mueva sentimentalmente nada. No tengo relación de sentimiento con ninguno de ellos, algunos tuvieron un paso en mi vida y no lo tienen más, están afuera de mi vida”.

 

Así fue que luego del incesante intercambio de chicanas mediáticas, Ciudad se comunicó con Luis Ventura para que se explaye sobre los dichos de Jorge Rial

 

-¿Pudiste escuchar el descargo de Jorge en Intrusos?

-No, desde que me fui yo no vi más Intrusos, así que no sé.

 

-Ok. Fue fortísimo contra Aptra y contra América, y sugirió que desde el canal bajaron línea para que lo ataquen. ¿A vos en el canal te bajaron línea para que le 'pegues' a Jorge?

-No, a mí nadie me bajó línea. Yo lo que hago es responder a lo que él generó. El que habló del casamiento en lo de Pamela fue él. El que habló de Aptra y de mí como presidente de Aptra fue él. A ver… si él va a hablar alegremente de mí y la institución que yo presido, no veo por qué yo no le puedo responder a él, que habló de mí y del programa donde él está. Es como que no termina de cortar el cordón umbilical conmigo, porque no solo que me tuve que ir de radio La Red, sino que me tuve que ir de Intrusos y de la revista Paparazzi porque evidentemente él no quería que yo esté ahí, y no está mal. Es una decisión. Lo que me pregunto es por qué no puedo hacer otras cosas afuera de la órbita donde está él. El que se mete y trata el tema permanentemente, y mete el dedo en la llaga, busca y busca es él. No veo por qué se incomoda cuando yo le respondo a lo que él genera.

 

-Respecto de lo que mencionás del "cordón umbilical", sin nombrarte dijo que no siente nada personal por la gente de Aptra y que a pesar de que algunos fueron parte de su vida, hoy ya no forman parte de su vida. ¿Cómo lo tomás?

-No me pregunten a mí lo que dice él. Eso no me daña ni me afecta. Está bien. Debe ser su realidad.

 

-A pesar de todo, ¿mantenés tu afecto por Jorge?

-Mi relación para con él sigue siendo la misma. El que modificó y cambió permanentemente fue él. Desde utilizar un "pañuelo celeste imaginario" hasta después ponerse un "pañuelo verde". Je.

 

-Dijo que a él lo divierten los Martín Fierro, que otros se enojan y envenenan, y que si no se saben divertir se dediquen a otra cosa…

-No, no, no. A él también lo enoja. Me consta por cosas que pasaron ahora.

 

-¿Creés que vos le pegás donde le duele?

-No. No veo por qué esto se tiene que lavar públicamente. Yo no tengo problemas, si quiere lavarlo personalmente, lo hacemos. Tuvo muchas oportunidades para hacerlo, muchos años para aclarar o decir. Si yo estoy haciendo mi vida y transito mi profesión y mis cosas en un lugar en el que a él no lo afecta para nada, no veo por qué vive permanentemente pendiente de todos mis movimientos. ¿Se entiende?

 

-También dijo que los que le hacen esto es porque son "mediocres", que no van a lograr lo que hace él, que es liderar en América hace 20 años.

-Está bien. No me hago cargo de lo que él dice, porque me vino a buscar varias veces y me prometió un contrato de 10 años al lado de él, cosa que fue ampliamente superada. Viví una época muy feliz de mi vida participando del programa que él hoy conduce. No me puedo sentir partícipe de esa afirmación, porque lo que vivió conmigo, lo vivió siempre con mucha felicidad y éxito.

 

-Más allá de lo que se ve en pantalla, ¿pasó algo más entre ustedes para llegar a esto?

-Y… creo que, me da la impresión, que él frente a algunas preguntas que no tienen respuestas claras genera una ambivalencia, que deja un montón de dudas sueltas. Yo estaba durmiendo en mi casa y me sonaba el teléfono preguntándome si iba a ir al casamiento. Yo no sabía ni que se casaba. Y por un dicho de él en televisión. Entonces, me tira una pelota, una responsabilidad de tener que hablar de algo de lo que no sé cómo hablar. Esto es lo mismo. Sabiendo que estoy presidiendo una entidad, se mete, se mete, publica fotos de cómo votábamos adentro de la cocina. Si acá lo que hay que cuestionar es si la votación es legal y honesta, no si se vota en una cocina o en un salón de alta gama. ¿Entienden? Cosas como esa las vengo recibiendo hace años. Entonces, si estás acostumbrado a que todo el mundo te haga pleitecías cuando dice barbaridades… él se cansó de decir que todos los socios de Aptra son corruptos, y después se pregunta por qué no lo votan. Él está agrediendo moralmente a todos los socios de Aptra, entre los cuales me encuentro. Lo que pasa es que él después se olvida, y está todo fenómeno. Se queja y no le gusta lo que le devuelvan, pero que no lo genere si no quiere que se lo devuelvan.

 

-¿Lo hace porque está enojado con vos? 

-Yo no lo sé. Yo lo encuentro y a mí me saluda y me abraza con toda cordialidad. No sé.

 

-Por lo que decís, sugerís que que tuviera dos caras...

-Y bueno, no lo sé. Es un problema de él. Yo no tengo una doble vida, una vida de doble comando. Yo soy de una manera. Soy así o soy asá. Pero no puedo estar un día así y otro día asá. No podés estar cambiando cada dos minutos.

 

-¿Crees que esto pueda seguir escalando hasta llegar al ámbito íntimo personal?

-Yo no tengo por qué llegar a eso. Para que alguien quiera analizar o ventilar mi vida personal también tiene que tener la cola limpia, ¿no? Digo, sino desde qué lugar me va a analizar, estudiar y hacer pública cosas que en algún momento pudo haber tenido acceso alguien de mi confianza.

 

-En ese sentido, ¿estás tranquilo?

-Yo estoy súper tranquilo. Siempre estuve tranquilo. Vayan y averiguen en Aptra de las gestiones presidenciales. Qué opinan de esta comisión, cómo fue la administración en el medio de este vendaval social, económico y político. Cuando muchas entidades han dejado de celebrar y entregar premios, Aptra redobló la cantidad de premios que entrega por año y evidentemente a mucha gente le molesta el hecho de que Aptra siga navegando en un mar de aguas revueltas. Que a Aptra le vaya bien no le cae muy simpático porque a lo mejor le tiene que dar la derecha a una gestión y a una diligencia que no le cae simpática.

Fuente:Ciudad

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply

Acceder con Facebook