La ilusión y planes de maternidad de Laurita Fernández: «Quiero formar una familia con Nico y ser mamá».GENTE

La ilusión y planes de maternidad de Laurita Fernández: "Quiero formar una familia con Nico y ser mamá"

Entre los planes de la actriz y bailarina –que junto a su pareja Nicolás Cabré debutan en Departamento de soltero en el teatro Lola Membrives– está el de la maternidad. "Siempre supuse que ese deseo llegaría cuando alguien me lo despertara a partir del amor, y eso sucede ahora".

 

Cuando Laurita Fernández (28) entró casi corriendo al hall del teatro Lola Membrives para hacer la entrevista con GENTE, Rufina (5), la hija de su novio, Nicolás Cabré (39), iba aferrada a su cuello, dormida. Saludó a los apurones, avisó que el actor estaba estacionando su auto y pidió un minuto para llevar a la nena al camarín.

En la escena anidaba un sueño, que ella reveló: "¿Si me ilusiono con ser mamá? Sin dudas. Estar tanto tiempo con Rufi es un aprendizaje. La verdad, nunca fui muy Susanita. Siempre dije que no era mi meta ser madre a cualquier precio, de cualquier manera. Así que más que estar con Rufi, o ver a amigas que ya tienen hijos, siempre supuse que ese deseo llegaría cuando alguien me lo despertara a partir del amor, y eso sucede ahora. Quiero formar una familia con Nico, quizás no ya mismo que estamos con este proyecto, pero encontraremos el momento indicado".

Ya instalado en una silla a su lado, Cabré la miraba como lo hizo casi todo el tiempo que duró la entrevista: embelesado. Se sabe: los chicos no le tiran los brazos a cualquiera.

 

–Entre la hija y la nueva novia del papá muchas veces se da una competencia. ¿Cómo llevás la relación?

Laura: Yo soy hija de padres separados, así que viví la situación de la novia de papá y el novio de mamá. Era más grande, pero verlos felices a ellos me ponía bien. En este caso, Rufi me hizo las cosas muy fáciles. La conocía de la época de Sugar, y pasábamos mucho tiempo juntas. ¡Hablaba más con Rufi que con él, jaja! Igual, al principio de nuestra relación fuimos muy cuidadosos y respetuosos.

Nico:Mi hija es muy perceptiva, y está rodeada de amor real. A mí lo único que me importa es que esté cuidada, querida y respetada, tanto de mi lado como del de la mamá. Y es así. Un hijo te hace entender que no sos la prioridad, de ninguna manera. Hay que correrse del protagonismo y escucharla. Y cuando el respeto y el amor son verdaderos y no fingidos "porque le tengo que caer bien", los chicos lo saben.

 

–Este año, tanto vos como la China (Suárez)tienen una agenda laboral muy cargada. ¿Cómo se organizan en esas circunstancias con Rufina?

N:Bien. Tenemos los días que le corresponden a cada uno. Entendemos cuando el otro está en momentos como éste, a días de un estreno… Nos vamos adaptando. Una de las ventajas de tener buena relación es ésa, que le puedo decir: "Mirá, estoy medio complicado. ¿La podés tener?". Y al revés: "¿Te la puedo robar tal día?", que por ahí era el que iba a estar con ella.

 

–Y Rufina, al estar tanto en camarines o en el back de un set de grabación, ¿la pasa bien y se divierte, o se aburre?

N:Noooo… Es la dueña del teatro. Tiene su camarín, va, viene, se mueve. Me llena de orgullo cómo se relaciona. Conoce a todos y entiende todo: sabe cuándo tiene que hacer silencio. Hace su vida acá. La veo feliz.

 

 

Laurita hablo sobre su participación como jurado del Bailando

 

En el 2018, Laurita Fernández (28) integró el jurado del Bailando. Fue el año en el que bailó su madre, Inés Stork. Mientras ponía los puntajes a las parejas, en su vida pasó de todo. Se separó de Federico Bal, comenzó a trabajar en Sugar y, por último, se puso de novia con Nicolás Cabré (39).

Además, fue blanco de varias peleas a lo largo del ciclo. Además del clásico enfrentamiento con Lourdes Sánchez, tuvo encontronazos con Cinthia Fernández por unas fotos con perchas para el emprendimiento de quien era su novio, con Mica Viciconte por el bajo puntaje que le puso, con Flor Marcasoli por un supuesto pedido de Laurita de bajarla del certamen.

Pero lo peor llegó cuando Flor Vigna publicó una foto junto a Cabré, abrazados y desnudos bajo las sábanas. Para ella, para promocionar la tira. Para Laurita, había otra intención. Ardió Troya, y la pelea alcanzó un nivel escandaloso. Y ventilar esa privacidad, sabemos, es algo que Cabré detesta. Pero como nunca fue al programa que conduce Marcelo Tinelli, su reacción frente a los ataques que sufría su novia quedaron en el ámbito de su intimidad. Y era bueno saber qué sensaciones le quedaron.

   

–¿El Bailando del año pasado fue una prueba de fuego para la pareja? A vos, Nico, no te gusta exponer tu vida privada y eras espectador de cómo le preguntaban a Laura de, por ejemplo, el conflicto con Flor Vigna. ¿Cómo lo llevabas?

N: Mi única preocupación es saber cómo está la gente que amo. Lo que dicen y hacen es tema de cada uno y me parece bárbara esa libertad. Las elecciones y lo que pienso y siento me lo guardo para mi intimidad.

L: El Bailando en general fue así: cualquiera que tenía ganas de discutir o pelear me buscaba, y era tedioso para mí. Pero la contención que tenía de Nico y mi familia me hizo cumplir con el ciclo y hacer mi trabajo lo mejor posible, sin desviarme de lo importante. Si no, no hubiese llegado. Yo no fluyo en el agua de la discusión, así que trataba de correrme.

 

–¿Seguís el programa este año?

L: No. Además, ensayamos de noche y estoy muy enfocada en esto. Yo agradezco que siempre me hayan convocado y el trabajo que me dieron. Pero hoy busco otras cosas y no quedarme en un lugar cómodo.

      Nico y su amor por el futbol Se sabe que Nico Cabré (39) es hincha de Vélez Sarsfield. No sólo lo declama: va a la cancha. Y su novia, Laurita Fernández (28), es de… Boca Juniors. La semana pasada, ambos equipos se enfrentaron por la Copa de la Superliga, y más allá del resultado (los xeneixes pasaron de ronda por penales), la polémica se centró en el delantero Mauro Zárate, que el año pasado cambió de Liniers a la Boca y desató una violenta andanada de insultos y amenazas en redes y telefónicas (contra él, su mujer, Natalie Webber, y su pequeña hija). En el encuentro de ida, jugado en Liniers, el estadio lo trató de "traidor" mientras sonaba el Himno Nacional. Como respuesta, después de concretar su penal en la Bombonera, el jugador gritó el gol con alma y vida y se golpeó el pecho. Para coronar su demostración, dijo que "pasó (de ronda) el equipo grande", algo que dolió a los velezanos. Este lunes,la directiva de Liniers lo expulsó como socio de la institución, añadiendo nafta al fuego.
  El año pasado, el actor hizo referencia a la bronca de los hinchas de Vélez en la tira que protagonizó el año pasado, El Clon. Uno de los dos personajes que interpretaba se burló después de que el team de la Ribera perdiera la final de la Libertadores frente a River en Madrid: "Ni te pusieron, Mauro. ¡No te pusieron! Querías jugar partidos importantes: no los jugaste. Querías ganar cosas importantes: no las ganaste. Nos traicionaste a todos. Te quedaste solito así".

 

Aunque en esta oportunidad no vio el partido (por los ensayos nocturnos de Despedida de soltero, que arranca este miércoles en el teatro Lola Membrives), ante la virulencia que cobró el tema el actor bajó los decibeles: "Creo, un poco frío y corriéndome del sentimiento, que hubo demasiados errores seguidos de los dos lados. Es una suma que da mal. Hay que poner un punto final, llamar a la calma y desdramatizar un poco todo.Entiendo la pasión y el enojo, pero lo más sensato sería parar. Después, lo que pienso me lo guardo, porque no soy Sai Baba, pero hay que apaciguar. Yo hice un chiste una vez, pero eso fue parte del folklore. Cuando la cosa está al límite hay que decir 'basta'".

Fuente:GENTE

Filed Under: De todo un pocoDestacadosFamosos, farandula y mediático

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply

Acceder con Facebook