Susana Giménez habló sobre todo

Sus vueltas a la televisión tienen, como yapa periodística, la chance de un mano a mano con ella. En su casa. Con la frescura de su cara sin maquillaje. Con un vinito y dos copas. Con la espontaneidad que la caracteriza. Y, ahora, con un jogging y unos zapatitos de leopardo que usa de entrecasa, pero más de una los luciría “para salir”. Todo muy Susana. Se echa en el sillón, improvisa un brindis y se asume agotada: “No doy más, vengo de grabar 10 horas por día durante dos días, porque tendré un segmento con niños y los niños no pueden trabajar después de las 22. A mí, qué querés que te diga, a mí me tira el vivo. Ésa soy yo. Que salga lo que sea. Yo siempre me haré cargo”, reconoce Susana Giménez. Por eso no es de las que miran a ver si el grabador está encendido. Habla.

Honda conocedora del medio, sabe que el disparador es su regreso a la TV, con el clásico Susana Giménez(desde este domingo 14 a las 22, por Telefe), pero que el camino incluye escalas en casi todas las paradas. Y, conceptualmente, ella baja en todas, se explaya y sigue. Buena aventura charlar con ella en plan distendido.

-Sos defensora del vivo aunque te salga alguna “susaneada” que luego gira en todos los programas...

 

-No me importa. El vivo tiene una espontaneidad divina. Por ahí me equivoco, sí, pero puede ser gracioso también. Yo no quiero ser la maestra perfecta, no pretendo parecer la mejor.

 

-Más allá de que te prestes al juego, más de una vez te definiste como una persona culta.

 

-Tengo una cultura media, tirando a medio alta. He leído mucho, he ido a buenos colegios, he viajado por el mundo. No soy una intelectual, pero me defiendo. De hecho contesto bien desde casa casi todas las preguntas de ”¿Quién quiere ser millonario?” (Telefe).

 

-Bueno, las primeras son muy fáciles...

   

-Sí, después te matan, te mandan ‘¿A qué hora cruzó San Martín el lago Titicaca?’. Sé, soy una mina formada, pero no me gusta cancherear.

  -Y cuando no sabés algo, ¿lo asumís sin problema?   -Claro, si tengo un entrevistado que dice algo que desconozco le pido que me lo explique. No hay que tener miedo a aprender.   -A Mirtha Legrand no le gusta nada equivocarse en cámara. -Es que la Chiqui es muy estudiosa y la noche previa al programa lee la vida entera de sus entrevistados, cosa que yo no hago. Se prepara mucho. Me parece loable lo que hace, porque a veces duerme tres horas con tal de tener toda la data en la cabeza. La respeto porque es una genia, es muy profesional. Entiendo que es su personalidad. Yo no tengo drama en que se note que de algo no tengo idea.   -¿Eras la más aplicada de la escuela?   -No, estás loca. Era líder, siempre fui la más canchera del colegio, nunca me hicieron bullying, era simpática. A veces le contestaba mal al director. Una vez le pegué un portazo y me fui. Y me suspendió tres días.   -¿Y qué tipo de alumna eras?   -El primer año lo repetí porque no estudiaba nada. Después entendí que no era negocio porque la pasaba pésimo, dando examen en diciembre y marzo, con unos dolores de barriga tremendos. Esa vez, menos inglés, me llevé todo.   -¿Qué recuerdos creés que tendrán sobre vos tus ex compañeras del San Isidro Labrador?   -Supongo que buenos. Éramos pocas y yo era amiga de todas.   -¿Eras bonita?   -Sí, qué sé yo. Me acuerdo que iba a la peluquería a batirme el pelo, porque lo tenía lacio, y trataba siempre de estar lo más quemada posible, y de aflojarme el nudo de la corbata...   -¿Y tenías levante con los chicos?   -Y, sí. Me gustaba mucho el juego de la seducción.   -¿Te acordás de tu primer beso?   -Sí, era muy chica, tenía 12 años. Lo recuerdo perfectamente, pero prefiero no nombrarlo porque no quiero traerle problemas.   -Pero pasaron muchos años. Imaginate que Susana recuerde que fuiste el primero al que besó.   -Bueno, se llamaba Fernando Garat. Me dio un beso en la escalera de servicio. Vivíamos en Austria y Beruti. Fue un besito como al pasar, un roce. No supe nada mas de él, por eso me da vergüenza ahora decirlo, que me perdone.    -¿Y el primer novio de cuándo es? -El primero, seriamente hablando, fue Marito Sarrabayrouse (el papá de su hija). Ahora estoy sin pareja y la paso bomba. Si aparece alguien, todo bien. Salgo con mis amigos, juego a las cartas, leo, disfruto de mis perros. Estoy en una etapa en la que no necesito un novio. La revolución hormonal ya pasó.   -Y cuando ves la serie de Carlos Monzón (fue su pareja) por Space, ¿qué te pasa?   -Me vienen muchos recuerdos. La parte de su infancia me da ternura y luego todo se me mezcla con ese horror de lo de Alicia (Muñiz, a la que asesinó en 1988). En esa época ya hacía mil que no lo veía, todo lo que supe fue a través de los noticieros. Tuvo una muerte espantosa pobrecita, yo sabía que iba a morir así.
Habla del ex campeón del mundo como “una pantera, caminaba como un felino, era alto, flaco, todo le quedaba bien. Yo le enseñé a vestirse, entre otras cosas. Una vez, en Biarritz, lo eligieron el más elegante de Europa y le dieron un premio”. Luego se anima a hacerle frente a otros recuerdos y cuenta cómo fue el día en el que Monzón le pegó en un hotel de Nápoles ( ver La noche en...), que amerita ser tratado en un texto aparte. Después la llama a Deolinda, su ama de llaves, por un teléfono interno, para que le acerque su celular y compartir desde ahí algunos videos. Y dar por cerrado el tema.   -¿Quién querés que haga de vos en la serie sobre tu vida? -No soy fácil de imitar. Todos caen en eso de ‘Mi amor, ay mi amor’ y yo no soy eso. O al menos no soy eso solo. Si se hace quiero que sea alguien desconocido. Yo tengo una vida fabulosa, hay que saber contarla. Y lo mejor que tengo son los afectos.

 

 

-¿Cuál es el primer llamado que hacés, ése que sabés que no falla cuando necesitás contención o charla?

 

-El de Mecha.

 

-¿Sólo en plan madre e hija?

 

-No, Mecha es mi hija, pero también es mi amiga. Mecha es todo. Es el amor, es el cordón sin cortar todavía. Ojo que también me hace renegar cada tanto, porque es bien rompe huevos, pero la amo mucho. La llamo y siempre está. Antes, el teléfono que se imponía era el de mamá. Mamá murió con 73 años, vivía en Mar del Plata. Y cuando estaba muy enferma ya no conectaba mucho. El cáncer es un enfermedad tremenda, es un monstruo humillante que arruina todo. Yo le compré un departamento en el Botánico porque quería estar cerca de su hermana. Mi tía Marta también partió.

 

-¿Se nota tanto cuando querés como cuando no querés?

 

-Soy normalmente muy cariñosa y cuando no quiero no doy bola, no me sale. Y sé que se nota.

 

-¿Y cuando alguien te traiciona?

 

-Para mí muere. Eso no lo soporto. Yo soy pacifista, no me va la pelea. Por eso me irrito cuando en las notas buscan roña tipo ‘¿Qué pensás de Marcelo?’. Qué bronca me da cuando salgo del teatro, me ponen la cámara acá y me preguntan qué pienso de todo. O vas por Corrientes y te preguntan ‘¿Qué opinás de la política actual?’, mientras los colectivos te pasan rozando, dejame de joder...

 

-No te veo cruzando Corrientes entre los colectivos.

 

-Sí, es cierto. Lo que quiero decir es que no tengo por qué tener opinión formada de todo. Hablar de política no me molesta tanto porque yo también abro el juego.

 

-¿Seguís siendo macrista?

 

-Si, sí, no podría nunca ser K.

 

-En el medio hay un abanico.

 

-Sí, hay peronistas amorosos. Pero sigo firme en mi postura. Entiendo que la estamos pasando mal, pero no me atrevo a votar al kirchnerismo después de todo lo que hicieron.

 

-¿Qué sentiste cuando anunciaron la fórmula Fernández/ Fernández?

 

-Me impresionó el dato de ella como vicepresidenta. Por algo lo habrá hecho, ella piensa mucho. Es raro que haya elegido a un tipo que la había criticado tanto.

 

-¿Quién gana las elecciones?

 

-Creo que gana (Mauricio) Macri. Espero que sea lo mejor para el país. Yo sé que hay mucha gente revolviendo la basura... Pero también la revolvían antes de Macri. Se ve que cuatro años de gobierno no alcanzan para dar vuelta esta historia de tanto peronismo.

 

-En tus promociones de TV se habla de la fórmula “Susana 2019”. ¿A quién llevás de vice?

 

-Lo develo en el programa. Será un lindo guiño. 

 

-En primera persona: la noche en la que Carlos Monzón la golpeó en un hotel de Nápoles

 

Si bien el puñado de notas que dio por estos días era a cuento de su regreso a la TV, Susana Giménez tenía clarísimo que el tema coyuntural ineludible iba a ser el de su relación con Carlos Monzón. Fundamentalmente porque la serie de Space (Monzón), que también emite Flow, hace foco en el día que el ex campeón del mundo asesinó a su mujer, Alicia Muñiz (el 14 de febrero de 1988). Mucho antes, en los ‘70, había sido su pareja durante casi cuatro años.

 

 

-¿A vos te golpeó?

 

-Sí, una vez me golpeó, en Nápoles, no me lo olvido más. Se dijeron muchas pelotudeces al respecto, como que me pegaba seguido, así que dejémoslo claro: me pegó esa noche en Italia, fue horrible.

 

Se impone un silencio, que ella misma decide romper para contarle a Clarín la intimidad de ese día.

Me dejó un ojo negro. La cosa vino así: estábamos en Nápoles filmando juntos una película (Il conto e chiuso, traducida como La cuenta está saldada). Estaba celoso por Luc Merenda, un actor francés que trabajaba en la peli. El pobre tipo tuvo la desgracia de venir a saludarme a mi roulotte, que es como una casa rodante. Me saludó (ella recrea el momento con su buena pronunciación francesa). Estuvimos hablando un minuto, te lo juro. Y Carlos lo vio bajar. Y cuando vi que lo vio dije ‘Chau, listo’. Era un enfermo de los celos. Esa noche había una fiesta y yo no quise ir porque sabía lo que iba a pasar. Cuando volvió al hotel estaba totalmente en pedo y agresivo. Empezamos a discutir a los gritos, me fajó y salí corriendo de la habitación. Recuerdo que en el pasillo caí en los brazos de su guardaespaldas, Gino, que me supo contener”, relata con la seriedad que impone el caso.

 

¿Y no lo viste nunca más?

 

-Me volví a la Argentina, luego hubo unos acercamientos, pero ya estábamos en las diez de última. Un día le dije ‘Bueno, basta, no quiero más esto’.

 

-El Monzón asesino que muestra la serie, ¿te conecta con eso que te pasó a vos?

 

-No, no, no me conecta para nada. Lo veo, paso por distintos estados, pero trato de que no me lastime.

 

-Este domingo, rodeada de figuras, lanza la fórmula "Susana 2019"

Después de su acotada participación el año pasado con tres especiales “post mundial”, Susana Giménez regresa este domingo a la pantalla de Telefe, a partir de las 22, con su formato clásico, condimentado con algunas novedades.

 

 

El sketch de apertura, en el que jugará a presentar su fórmula presidencial con el nombre de “Susana 2019”, será un desfile de figuras, como Soledad Pastorutti, Juan y Marta Minujín, Paula Chaves, Lizy Tagliani, Ricardo Montaner y Luis Novaresio. El musical, un sello de Susana Giménez, contará con la puesta de Flavio Mendoza.

 

Entre las novedades de este año, habrá dos segmentos de entretenimiento: el de ‘Pequeños gigantes’, en el que los niños compiten de la mano de sus talentos, y el de ‘No pierdas el dinero’, con desafíos para famosos. El concurso infantil tendrá como jurados fijos a Pablo Lescano y Tini Stoessel, y cada domingo sumará uno “itinerante”. El primero será Santiago del Moro. Este primer domingo, Tini, además, cerrará con un show en vivo.

Y el humor, ya sin la Abuela de Antonio Gasalla, llegará con el gran Roberto Moldavsky.

 

Fuente:Clarin

Filed Under: DestacadosFamosos, farandula y mediáticoMundo Fan

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.