La mansión de Sandro por dentro

La vida de Sandro, pública, carismática, exitosa, memorable, encontró sostén y nutrición detrás del emblemático muro de una mansión ubicada en Antonio Berutti al 200, en la localidad de Banfield. El predio de 1100 metros cuadrados tiene un parque con árboles que incluyen un arrayán, una araucaria, una parra y varios pinos, canteros con flores, una piscina y diversas estatuas blancas. Detrás de ese muro, Roberto Sánchez dejaba de ser “El Gitano”, se refugiaba de fans, flashes de fotógrafos y entrevistas periodísticas. Esa residencia siempre fue un misterio, poca gente tenía acceso a ella, y en esa intimidad Roberto desarrollaba una vida paralela, esencial, repleta de arte, romanticismo, inspiración y alegría. Olga Garaventa, su última mujer y heredera, sigue viviendo en esa mansión y quiere que sea declarada museo para honrar la memoria del ídolo, de cuya muerte se cumplirán diez años el 4 de enero de 2020. “Hay muchas personas que no tuvieron la oportunidad de conocerlo en persona o quizás ir a alguno de sus shows; esta es la mejor manera de poder acercar, tanto a sus fans como a

cualquier persona, al hombre que en vida fue Roberto Sánchez. Fue una decisión que tomamos en familia (al principio me costó adaptarme a esta idea) y desde hace un tiempo venimos trabajando en cómo plantear este proyecto y buscar la manera más viable de concretarlo—le explica Garaventa a CARAS, antes de aclarar que nunca pensó en vender la casa—. Esa idea nunca se nos cruzó por la cabeza, y no porque no pueda o haya algún impedimento. En la medida de lo posible, trato de cuidar lo que tengo. Y este lugar es mi casa. Vivo acá desde hace catorce años”, agrega.

Con respecto a cuándo se inauguraría el museo, Olga afirma: “Eso todavía no lo sabemos porque está en desarrollo; pero nuestra intención es hacerlo cuanto antes. La idea es que el ingreso sea libre; pero eso no depende exclusivamente de nosotros. Con esto me refiero al tipo de inversionista que participe en este proyecto (si es del ámbito privado o estatal)”, dice la mujer que tiene dos hijos, Manuela (40) y Pablo (37), y tres nietas: Malena (16), Valentina (13) y Ema (3).

Gracias a la iniciativa del fotógrafo Hernán Churba, por primera vez se conocieron imágenes nunca vistas de cada rincón de la Mansión de Sandro, espacios llenos de historias y anécdotas. “Cuando Pablo Ferraudi comenzó a asistirme, primero en un workshop que daba en Motivarte, y luego en mis producciones fotográficas, yo no tenía idea de que él era hijo de Olga Garaventa. De hecho la información sale en una charla informal en la escuela, donde quedo sorprendido sobre todo por su bajo perfil. Entablamos amistad, y me llevó a conocer la casa de Banfield. Ese día recorrimos la vivienda completa y tomamos un café con Olga en la cocina. Fue una charla muy amena que, sumado a lo que me generó conocer el lugar, me disparó automáticamente la inquietud de retratarlo. Se lo propuse a Pablo ese mismo día volviendo de Banfield, y él se lo transmitió a Olga. Por suerte confiaron en mi trabajo—explica Churba, que tuvo un gran primer impacto al atravesar el famoso muro de la residencia—. Hay mucha mística en ese lugar. Entré por el estacionamiento, y de ahí a la casa por la puerta de atrás, por la cocina. Aterricé en el ambiente más simple, pero no por eso menos cálido o interesante. Y luego pasé al living. Ahí entendés sí o sí que en ese lugar no pudo haber vivido cualquier persona de este mundo. Es un lugar que va más allá de los gustos personales. Es estar en un palacio pero con la energía de un Rockstar. A partir de ahí te empezás a mover a ‘velocidad crucero’ de museo. Cada medio paso te quedás viendo detalles, obras de arte, elementos, muebles… Todo es especial, tanto en ese espacio como en el resto de la casa”, agrega. Al traspasar el paredón se encuentra “El Locutorio”, que era el espacio en donde Sandro recibía a sus “Nenas” (Admiradoras) cuando lo visitaban por el día de su cumpleaños. Allí hay dos sillas separadas por una mesa donde hay una Virgen de la Medalla Milagrosa. Esa, como otras imágenes religiosas que son parte de la decoración, fueron sostenes espirituales del cantante, sobre todo durante sus últimos años, cuando luchó con su enfermedad (falleció el 4 de enero de 2010, luego de un doble trasplante de corazón y de pulmones).

 

Al ingresar por el portón de vehículos, hay un área de transición con un segundo portón interno de herrajes, donde aparece un camino de lajas que rodea el parque con piscina que enmarca la casa, hasta llegar al estacionamiento exterior que separa la casa principal de la casa de huéspedes. En el estacionamiento cerrado se encuentran dos autos: un Rambler Presidencial que usaba Roberto Sánchez para trasladarse, en el que se baja el apoyabrazos del asiento trasero y se desliza desde el baúl un pequeño bar que contiene tres vasos de whisky y tres licoreras. El otro auto es un Mercedes Benz SL-280 “pagoda” que Sandro usó en las películas “Siempre te Amaré”, “Operación Rosa Rosa” y “Tú me Enloqueces”, junto a Susana Giménez. “No sabría decirte si cuando era joven también lo usó, lo más probable es que sí. El me contó que llegó a tener muchos autos. Si mal no recuerdo creo me dijo que tuvo seis. De hecho, la cochera tiene capacidad para seis coches”, comenta Olga. La casa posee dos plantas. En la planta baja, el espacio más imponente es el living, separado en dos sectores por pesados cortinados abiertos, con inmensos ventanales que dan al parque. En dicho ambiente hay sillones y un hogar a leña de mármol y bronce (réplica al del Palacio de Versalles). En la pared frente al hogar hay un gran espejo y retratos de los padres de Roberto. En este espacio se armó el altar donde se casaron Olga y Roberto.

 

El comedor cuenta con una mesa redonda rodeada de sillas de respaldos altos, muebles y pinturas, en un estilo rococó. “El comedor diario y la cocina eran los lugares que más usábamos y en los que más tiempo compartíamos juntos. Son los más calefaccionados de la casa; tenemos ahí la televisión y es un lugar muy ameno, está todo a mano. En este espacio compartimos largas charlas. Luego yo cocinaba mientras él miraba la televisión. Luego de cenar veíamos alguna película o algún cocinero que estuviese en los canales de cocina del cable. Si no siempre había un tema de conversación”, recuerda Garaventa. Un pasillo exhibe cuadros que incluyen una pintura de Roberto con su madre y una foto de Olga en su juventud. En la planta baja está la biblioteca, con hogar a leña, una obra de Marta Minujín y dos sillones Chesterfield enfrentados. Las estanterías están cubiertas de libros de arte, historia, cultura gitana y música. Se destaca también una colección de campanitas de mano que Roberto le traía de regalo a su madre de sus viajes, cuando vivían juntos (Ella sufría de esclerosis múltiple y las utilizaba para llamar cuando necesitaba asistencia).

 

Después nos encontramos con la oficina de Roberto, un bar y un estudio de grabación musical. “En este espacio él pasaba varias horas al día, porque allí tenía su computadora; se la pasaba diseñando diferentes dibujos que después imprimía y los hacíamos cuadritos. Desde ese lugar se puede ver bien todo el parque, es muy luminoso”, comenta Olga sobre el estudio“Es momento de que sea museo. No es fácil abrir tu casa, pero le posibilitará a los fans estar un poco más cerca de Roberto.” (Olga Garaventa) de Roberto. Las dos plantas de la residencia se comunican por una escalera de mármol con una alfombra roja y barandales torneados de madera. Arriba, la suite con una cama imponente y dos sillones blancos con las icónicas rosas rojas. El pianobar, donde se encontraba Sandro con sus amigos, posee una puerta secreta que comunica con las habitaciones de la casa de huéspedes. “Cada tanto subía, lo acompañaba Pablo o yo; él hacia una listita con lo que faltaba y lo comprábamos. En este lugar hicimos la fiesta de casamiento. La casa esta tal cual como cuando Roberto vivía. Varias veces, cuando vienen amigos que teníamos en común, como ser el caso de Mirtha Carabajal (Cheff) o Carlos Dattolli (Representante Musical de Roberto), no pueden creer que esté todo en el mismo lugar: cuadros, muebles, objetos… Muchas veces me han dicho que es como entrar en la ‘Máquina del Tiempo’. Con todo esto intento decir que la experiencia que puede llegar a tener la persona que visite esta casa, sin duda, será increíble”, afirma Olga.

 

Gracias a la iniciativa del fotógrafo Hernán Churba, por primera vez se conocieron imágenes nunca vistas de cada rincón de la Mansión de Sandro, espacios llenos de historias y anécdotas. “Cuando Pablo Ferraudi comenzó a asistirme, primero en un workshop que daba en Motivarte, y luego en mis producciones fotográficas, yo no tenía idea de que él era hijo de Olga Garaventa. De hecho la información sale en una charla informal en la escuela, donde quedo sorprendido sobre todo por su bajo perfil. Entablamos amistad, y me llevó a conocer la casa de Banfield. Ese día recorrimos la vivienda completa y tomamos un café con Olga en la cocina. Fue una charla muy amena que, sumado a lo que me generó conocer el lugar, me disparó automáticamente la inquietud de retratarlo. Se lo propuse a Pablo ese mismo día volviendo de Banfield, y él se lo transmitió a Olga. Por suerte confiaron en mi trabajo—explica Churba, que tuvo un gran primer impacto al atravesar el famoso muro de la residencia—. Hay mucha mística en ese lugar. Entré por el estacionamiento, y de ahí a la casa por la puerta de atrás, por la cocina. Aterricé en el ambiente más simple, pero no por eso menos cálido o interesante. Y luego pasé al living. Ahí entendés sí o sí que en ese lugar no pudo haber vivido cualquier persona de este mundo. Es un lugar que va más allá de los gustos personales. Es estar en un palacio pero con la energía de un Rockstar. A partir de ahí te empezás a mover a ‘velocidad crucero’ de museo. Cada medio paso te quedás viendo detalles, obras de arte, elementos, muebles… Todo es especial, tanto en ese espacio como en el resto de la casa”, agrega.

 

 

Al traspasar el paredón se encuentra “El Locutorio”, que era el espacio en donde Sandro recibía a sus “Nenas” (Admiradoras) cuando lo visitaban por el día de su cumpleaños. Allí hay dos sillas separadas por una mesa donde hay una Virgen de la Medalla Milagrosa. Esa, como otras imágenes religiosas que son parte de la decoración, fueron åsostenes espirituales del cantante, sobre todo durante sus últimos años, cuando luchó con su enfermedad (falleció el 4 de enero de 2010, luego de un doble trasplante de corazón y de pulmones).

 

La casa posee dos plantas. En la planta baja, el espacio más imponente es el living, separado en dos sectores por pesados cortinados abiertos, con inmensos ventanales que dan al parque. En dicho ambiente hay sillones y un hogar a leña de mármol y bronce (réplica al del Palacio de Versalles). En la pared frente al hogar hay un gran espejo y retratos de los padres de Roberto. En este espacio se armó el altar donde se casaron Olga y Roberto.

El fotógrafo Hernán Churba tardó dos años en completar el proyecto. “Fue una etapa de ir a fotografiar la casa dedicándole jornadas completas a cada espacio.

 

 

Fotos: Hernán Churba (www.hernanchurba.com/Banfield). Twitter e Instagram: @hchurba

Fuente CARAS

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias