Zaira Nara: «Tendré un parto humanizado»

Sentía que era el momento de parar, de anidar y quedarse en familia. Después de anunciar en el último programa de “Morfi (Telefé)” que por unos meses se alejaba de los medios, Zaira Nara (31) espera la llegada de su segundo hijo rodeada de la paz y naturaleza del sur argentino. Embarazada de 8 meses y medio del primer varón junto a Jakob Von Plessen (39) —con quien ya es madre de Malaika (3)—, la conductora de Multitalent Agency se instaló en la Patagonia, donde comanda expediciones su pareja. “Como de noviembre a abril Jakob está en temporada alta y no puede venir tan seguido a Buenos Aires, decidí instalarme con él y tener a mi bebé en San Martín de los Andes, donde también hay un grupo excelente de médicos. Con ‘Mali’ lo extrañamos un montón y es importante que me acompañe en esta última etapa, como lo está haciendo mi mamá (Nora Colosimo), quien se quedará con nosotros. Yo volveré en marzo a Capital para que ‘Mali’ no pierda días en el jardín pero no sé cuando volveré a la televisión, más allá de las propuestas que me hizo Telefé. Hoy priorizo la maternidad y mi familia”, manifiesta la empresaria de la línea de cosméticos Zaira Beauty.

 

—Tiene fecha de parto para el 7 de febrero, ¿Ya eligieron el nombre del bebé?

—¡No! Ja ja... Aún estamos pensándolo… buscamos un nombre que tenga que ver con el lugar donde va a nacer que es en la Patagonia, nos gustaba Andino pero ya le puse a mi hija Malaika

“Tenemos una lista de nombres que aún no definimos. En la elección participa “Mali”, quien nos dio de baja los que no le gustaron”

Andina y no sé si ponerle el mismo. Tenemos una lista que estamos probando pero no está definido. También en la elección participa “Mali”, quien se entusiasma y ya nos dio de baja los que no le gustaron. A su nombre lo elegí cuando estaba embarazada de tres meses y, en África, escuché una canción que se llamaba Malaika, nos encantó. Es de origen africano y significa ángel.

—¿Malaika le manifestó algún celo por la llegada de su hermano?

—No, está súper contenta y consciente de que tengo un bebé en la panza, me cuida y se preocupa por mí. Cuando tengo una contracción, que es normal a esta altura del embarazo y me ve incómoda, enseguida me pregunta si estoy bien o si me duele algo. Me sorprende que sea tan chiquita y, a la vez, tan atenta a mi situación. No se quiere despegar de mi lado, ahora dormimos los tres juntos. El otro día se levantó a las 5 de la mañana y gritó: “¿Mamá, el bebé?”. Nos asustó y nos dijo que soñó que lo tenía encima. Al principio, ella quería tener una hermanita pero le explicamos que tendrá un hermanito y está contenta porque dice que va a tener un hermano como Olivia (la hija de Paula Chaves y Pedro Alfonso) tiene a Baltazar.

—¿Cómo es su carácter, qué cosas heredó de la madre y del padre?

—Es observadora y coqueta como yo. A Papá Noel le pidió un set de maquillaje y a veces la escucho pintarse la cara como una puerta. Y, por otro lado, del papá heredó su espíritu aventurero: tiene su caballo en el Sur al que le puso “Chupetín” y le encanta ir a cabalgar. Un día rescató a un conejito en la montaña, evitó que se lo comiese un carancho y lo trajo feliz a casa. Es lindo que tenga esa conexión con la naturaleza. Va absorbiendo naturalmente cosas de cada uno: un día quiere vestirse de princesa y, otro día, de guachita. Y últimamente no deja de asombrarme lo atenta que está con mi panza.

—¿Cómo transita usted el embarazo? ¿Tuvo antojos?

—El queso y dulce es mi postre de todos los días, voy alternando entre la batata y el membrillo. También como panqueques de dulce de leche y tostadas con queso untable y mermelada. Se me da por cosas simples. Al comienzo, tuve rechazo con el mate y la carne, que me daban asco.

—¿Y su bebé cómo se está portando, patea mucho?

—Sí, patea un montón, sobre todo a la madrugada. “Mali” nunca me pateó. En las últimas semanas, antes de dormir estoy dos horas sentada por cómo se mueve. “Mali” le habla y canta, está el 90 % del tiempo tirada en la panza y me pregunta: “¿Acá está la cabecita… tendrá cosquillitas?”. Ella se apoya y me da besos en la panza y él la patea. Ya hay una conexión hermosa de hermanos. También elige ropa para el bebé… incluso quiere estar en el parto. Pero ese día voy a tener que disimular y decirle que me tengo que ir a otro lado con su papá, que se debe quedar con la abuela. Así no sufre. En la última ecografía 5D mi bebé salió re parecido a “Mali”, a quien yo veo igual al papá aunque mi mamá diga que mi hija tiene gestos míos de chica.

—¿Tuvo un cuidado especial del físico durante el embarazo?

—No, como sano como siempre. Pero también me doy todos los gustos. En cuanto a la actividad, estuve tranquila como en el embarazo de “Mali”. Si bien en el quinto mes me surgió la energía de entrenar e iba dos veces al gimnasio, me duró sólo un mes ese entrenamiento personalizado. Después me dio fiaca y la verdad que no me preocupa cuidarme… después hay tiempo para hacer ejercicios.

 

—¿Jakob presenciará el parto?

—Sí, lo presenciará como también estuvo en el parto de “Mali” en Buenos Aires. Tengo programado un parto natural, que será en una clínica de San Martín de los Andes con un equipo de tres mujeres médicas: una obstetra,y una neonatologa y una partera. Será un parto respetado y humanizado. Sin exitocina ni anestecia pedirudal. Excepto que sea muy necesario no la utilizarán. Lo llaman humanizado porque se respeta y esperan todo el proceso del bebe y del cuerpo de la mamá. Me animo a algo distinto porque es mi segundo y quizás último hijo ya que tengo la parejita. 

 

Fuente:Caras

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias