Federico Bal habló de su lucha contra el cáncer

"Estoy bien, intentando ocupar la cabeza, por la combinación del encierro y el cáncer es difícil. Ahora estoy en una segunda etapa, que es más tranquila. Fueron seis semanas de tratamiento muy invasivo, con radioterapia y pastillas de quimio . Días difíciles, de extrañar a mis amigos y a mi vieja", explicó este miércoles Fede Bal en Hay que ver , en referencia al tratamiento para luchar contra el cáncer de colon que le diagnosticaron a comienzos de marzo.

"Soy muy responsable y trato de no ver a nadie. A mi mamá [Carmen Barbieri], la veo desde la ventana cada vez que voy a hacer el tratamiento. Ahora estoy tomando más con pastillas de quimio que refuerzan la primera etapa. Y en un mes o dos me vuelven a hacerme estudios para ver si el tumor redujo el tamaño. Ahí voy a saber si me tienen que operar o no. Este momento de espera es el peor, porque no sabes qué va a pasar", contó el actor.

Instalado en su nueva casa en Ingeniero Maswchitz, Fede pasa sus días escribiendo. "Ya escribí tres obras, y hasta hablé con algunos productores. Estoy preparado para cuando se abran las puertas. Sé que va a costar volver, que la gente va a tener miedo pero también sé que el pueblo necesita reír, distraerse. Y es lo que sé hacer", asumió. "En este tiempo se abrió la puerta del humor negro en mi vida. Esta enfermedad me dio una llave para hablar de mí desde ese lugar. El humor sana. Aunque en mi casa siempre hubo humor negro. Mi papá [el actor Santiago Bal, fallecido en diciembre pasado] venía todo enclenque y mi vieja le decía: 'Dale que en diez minutos vas a correr a alguna bailarina'. Es graciosa la vida y también la muerte".

 

Bal contó que en estos meses hizo una revisión de sus 30 años. "No me arrepiento de nada, todo lo que hice fue por algo. Pero al mismo tiempo siento que lo que me pasa no es porque sí. Algunos pueden pensar en algún origen más espiritual pero yo soy más concreto y creo que es una enfermedad hereditaria, se me activó el gen y ya está. Además hice muchas cosas, quizá demasiadas, de golpe. Cambié mi alimentación, hago yoga, reiki, meditación, fui a ver al Padre Ignacio, a Rosario. Yo no hacía nada de eso. No tengo una religión, no soy judío ni católico pero cuando te dan esa noticia, recibís muchas recomendaciones y probás. Pero en definitiva tenés que creer en lo que estás haciendo, sino no tiene sentido. Soy muy hipocondríaco", indicó.

Con pelo muy cortito y una actitud serena, se sinceró y reveló que extraña mucho a su papá. "Tengo mis momentos de bajón, a veces lloro por mi papá, porque ya no lo tengo y necesito ese abrazo. Ayer estaba triste e hice una fogata, me tomé una cerveza y pensé en que mi viejo me estaba acompañando. Hay días que me angustio bastante y me lo permito. Todos los días pienso 'qué bueno que mi papá no tuvo que enterarse de esto'. No se lo podría haber dicho. Y pensé en mi mamá, en cómo se lo iba a decir, cómo hacer para que no se angustie", relató muy emocionado.

  Fuente:LaNacion

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias