Cuarentena: desigualdad de género en los hogares

Todas estas preocupaciones tienen un costo físico y psíquico:  durante del Aislamiento Social Obligatorio (ASO) las mujeres manifestaron dormir "peor o mucho peor" que los varones (52% vs. 36%). Y si bien la mitad de los encuestados reportó tener cierto grado de malestar psicológico, ellas lo experimentaron en mayor proporción. Las mujeres refirieron un malestar que en sus manifestaciones más severas –con síntomas como depresión, cansancio, nerviosismo, irritabilidad o ansiedad– es tres veces mayor que el masculino.

Las inquietudes sociales no se distribuyen igualitariamente entre los géneros: tal vez el tema del impacto psicosocial de la pandemia las interpela más porque es visualizado como parte de la reproducción del cuidado intrafamiliar. Si, por poner un ejemplo paradigmático, la encuesta hubiera sido sobre fútbol, seguramente la participación masculina hubiera sido mucho mayor".

 

Costumbres argentinas

El 88% de quienes respondieron manifestaron "no estar preocupados" por el aburrimiento durante la cuarentena. El 57% indicó haber encontrado tiempo para ocuparse de la casa o de hacer arreglos domésticos pendientes.

La encuesta indagó sobre tareas cotidianas. Las mujeres reportaron más que los varones comunicarse diariamente con familiares y amigos (85% vs. 79%); usar redes sociales para informarse y estar conectado (78% vs. 73%); cocinar (63% vs. 49%); hacer actividad física en la casa (49% vs. 41%); haber dejado de escuchar noticieros o leer las noticias (27% vs. 20%); y tener consultas de apoyo psicológico (25% vs. 20%). Los varones reportaron más frecuentemente que las mujeres mirar deporte (10% vs. 2%) y jugar videojuegos (32% vs. 24%).

 

El 95% indicó un aumento en la frecuencia del lavado de manos, el 91% que dejó de saludar con un beso y el 86% que se cubre con el codo al estornudar o toser. Además, un 62% ya no toma mate con otros. "Es un dato relevante en el nivel cultural –destacó Silvina Arrossi– porque supone dejar de lado un hábito que nos caracteriza"

 

Los encuestados coincidieron en la preocupación por el bienestar de la familia y en la gravedad de la pandemia. "Esto muestra que las epidemias de infecciosas generan conciencia, un estado de alerta y ponen a la comunidad en una suerte de ‘comunión’ como quizá ninguna otra situación de salud. Aunque también existan manifestaciones de discriminación y estigma", destacó Silvina Ramos.

Otro indicador relevante es el alto acatamiento del ASO reportado durante la encuesta: el 89% de quienes debían cumplirlo manifestó quedarse en casa, "y esto es importante desde el punto de vista de la legitimidad de la medida", apuntó Arrossi.

 

Jóvenes y vulnerables

La preocupación por situaciones de violencia dentro del hogar fue otra de las temáticas que afloró con mayor frecuencia entre las mujeres, los jóvenes sub-30 y las personas con mayor vulnerabilidad social. Este último grupo, el 12% de la muestra, es el que solo posee cobertura pública de salud.

Los encuestados coincidieron en la preocupación por el bienestar de la familia y en la gravedad de la pandemia. "Esto muestra que las epidemias de infecciosas generan conciencia, un estado de alerta y ponen a la comunidad en una suerte de ‘comunión’ como quizá ninguna otra situación de salud. Aunque también existan manifestaciones de discriminación y estigma", destacó Silvina Ramos.

Otro indicador relevante es el alto acatamiento del ASO reportado durante la encuesta: el 89% de quienes debían cumplirlo manifestó quedarse en casa, "y esto es importante desde el punto de vista de la legitimidad de la medida", apuntó Arrossi.

Jóvenes y vulnerables

La preocupación por situaciones de violencia dentro del hogar fue otra de las temáticas que afloró con mayor frecuencia entre las mujeres, los jóvenes sub-30 y las personas con mayor vulnerabilidad social. Este último grupo, el 12% de la muestra, es el que solo posee cobertura pública de salud.

Laura Perelman, socióloga del IDES, indicó que el 74% de las personas que respondieron reportaron estar trabajando en el momento en el que se declaró la pandemia y 42% informó ser la/el principal aportante del hogar. Entre quienes no trabajaban, el 46% estaba estudiando.

 

Si bien la reducción de ingresos impactó sobre el 55% de los hogares, el porcentaje se elevó a más del 78% en el grupo de mayor vulnerabilidad social.

Entre los jóvenes (sub-30) también se evidenció una mayor preocupación por la reducción de los ingresos, temor a no poder afrontar alquileres, servicios y otros gastos. "Los jóvenes suelen tener una inserción laboral más precaria que los adultos", puntualizó Laura Perelman. Las dificultades fueron mayores entre los jóvenes que viven solos o tienen cargas familiares. De los estudiantes, un 77% pudo seguir cursando por internet, poco más del 20% tuvo que interrumpir y el 2% abandonó.

La población con cobertura pública de salud se mostró más preocupada que aquella cubierta por prepaga u obra social por no poder trabajar y quedarse sin plata (86% vs. 61%), no poder pagar el alquiler y los servicios (81% vs. 55%) y quedarme sin plata y no poder comprar comida (79% vs. 50%). Esta población también mostró más malestar psicológico severo que la de mayor cobertura, lo que enfatiza su vulnerabilidad.

Fuente:Nacion

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

De todo un poco

Cantando 2020: Noche tensa

TweetEste martes, Adabel Guerrero (42) debutó en Cantando 2020 (eltrece) junto a Leandro Bassano con Tan solo tú de Franco de Vita y Alejandra Guzmán, un tema que ya había repetido en una participación anterior en

Cantando 2020: Noche del lunes

TweetUna de las participantes que más expectativa generaba en Cantando 2020 finalmente hizo su debut en la noche del lunes. Karina Jelinek llegó a la pista para interpretar

EntreFilete Noticias