Durísima respuesta de Maradona a Dalma y Gianinna, tras haber sido bloqueadas en WhatsApp: “Ellas eligieron estar con quien no es buen ejemplo de madre”

Mañana de domingo, casi mediodía. El más ilustre de todos los habitantes del country ubicado en Bella Vista se apresta a almorzar y el menú incluye un dorado a la pizza, más unas porciones de asado que lucen exquisitas. Están preparados por Monona, su mucama y cocinera a la que Diego Maradona​ elogia diciendo que hace "los guisos más ricos del mundo" y a la que ama y venera. Monona sabe que en la heladera nunca pueden faltar Speed, y en las alacenas gomitas de eucaliptos, caramelos de todas las clases y frutos secos de los que Diego es fanático. Está calmo y lo demuestra sin poses. Quizás la tormenta interna ya pasó. Quizás...

 

La semana pasada el Mundo Maradona nuevamente se revolucionó por los recurrentes temas extrafutbolísticos. Nada tuvo que ver la renovación de su contrato con Gimnasia y Esgrima La Plata, el parate del fútbol por la pandemia del coronavirus, ni nada que tenga que ver con el mundo de la pelota. Dalma y Gianinna, las hijas que el Diez tuvo con Claudia Villafañe, salieron –furiosas- a “denunciar” que a su famoso padre le habían cambiado el teléfono y que no podían comunicarse con él por culpa de su entorno, ese mismo entorno que está todos los días junto al más ilustre de los habitantes de Los Fresnos.

 

“Les doy un día de tiempo para que me lo pasen (el nuevo celular), sino voy a prender fuego todo”, amenazó Dalma. La proximidad del Día del Padre –el próximo domingo 21 de julio- disparó la ansiedad de las chicas y le apuntaron a su “entorno” como los responsables de cortarles el vínculo con el hoy entrenador del Lobo.

Nuevamente la figura de Matías Morla, el abogado y apoderado de Diego, fue el elegido por las hijas para confrontar y no solo lo apuntaron como quien “les corta la chance de acercarse a su padre”, sino que Dalma hasta deslizó que “se encarga de no hacerle llegar los regalos que ellas les mandan”.

Pero a Diego eso no lo afecta y una vez más salió a bancar a su abogado y amigo. “A mí, Matías (Morla) me salvó. Me salvó la vida en todos los sentidos. Yo estaba en la ruina cuando él me agarró. Nadie me quería contratar, todos decían que no iban a llamar ‘a este que tiene problemas y que solo te trae quilombos’... Con Matías volví a la FIFA, fuimos recibidos por todos los jugadores del mundo, volví a trabajar en Dubai, estuvimos a un paso de ascender en México y hoy estoy de nuevo acá, trabajando en el fútbol argentino. Así que más no le puedo pedir”, dice Diego resumiendo y sin alzar la voz.

 

Morla es para las hijas de Diego "el enemigo público número uno” y es el propio Diego quien encuentra los motivos de esa bronca. “Yo tengo más hijos y ellos se llevan bárbaro con Matías. Lo que pasa es que las chicas decidieron estar con la madre y Matías es el que me defiende de Claudia. Por eso es lógico que ellas se enojen con él. Pero lo que tienen que entender es que él me está defendiendo de quien me robó y nosotros podemos tener relación, hablar (con Claudia) como hablamos, pero que entiendan que hasta que la madre no me devuelva todo lo que es mío, nosotros vamos a seguir peleando. Dicen que no hablamos, pero yo con ella hablo, no entiendo...”, expresa ya con el tono un poco más elevado el capitán de la Selección Argentina campeona del mundo en México 1986.

 

Ese tema es el que los separa, pero es el que Maradona tiene bien claro. “A mí que no me jodan, porque me quieren hacer quedar como el asesino y yo ni agarré ni el revólver… Acá la que se quedó con mis cosas fue Claudia y ellas (Dalma y Gianinna) se pusieron de su lado… Bueno, viejo, entonces que se banquen la que les toca, pero que no digan cosas que no son”.

 

Y justamente el tema de las comunicaciones fue lo que hizo enojar a las hijas. “Yo hablo con todos… Con todos los que quieren hablar conmigo. Hablo con periodistas, con amigos, con jugadores, con técnicos… Con mis hijos hablo todos los días. Y con Dalma y Gianinna también. Lo que pasó el otro día fue que Gianinna me llamó y después medio que me quiso mandar a… (dice, se ríe y se auto impone el silencio ante de decir el exabrupto)… Y, bueno, yo ya estoy grande para eso. Ella enseguida salió en lo de (Jorge) Rial armando quilombo que es lo que más les gusta. Pero –repito por enésima vez- yo ya no estoy para eso. Me quieren ver mal, quieren que vuelva a la droga, pero yo hace 15 años que no me drogo. Voy a cumplir 60 años y lo único que quiero es estar tranquilo, feliz y con trabajo”, expresó Diego.

 

Y sorprende: “Hasta con Claudia hablo. Y hablo de todo y Claudia no es un buen ejemplo de madre. Esto te lo digo yo y asumo lo que quiera hacer Claudia. Pero que no me vengan a romper los huevos con que ‘está borracho’ o que ‘lo manejan’… Manejar, manejo el ‘caño’ que tengo ahí”, y apunta a una coupé BMW que está estacionada en el garaje de la casa de Bella Vista.

 

Además de Monona, Diego tiene dos asistentes permanentes (Charly y Maxi). Pero también recibe la visita todos los días de Nicolás Taffarell ("Taffa", según lo bautizó el propio Maradona), quien es el kinesiólogo que trabaja con el Diez: hace media hora de caminata, después otro tanto de bicicleta fija, y por último los ejercicios de recuperación de la rodilla derecha operada el año pasado.

"Taffa" es alguien que a Diego le hace bien; le levanta el ánimo, es joven, futbolero, y pegaron muy buena onda para hablar de los temas más diversos. Maradona hace videollamadas permanentes con su médico de cabecera, el doctor Leopoldo Luque, quien es el que sigue paso a paso su rehabilitación. Y con el Gallego Méndez y algunos de los jugadores del plantel de Gimnasia. Con Morla también está en permanente contacto, pero el abogado no lo visita desde que comenzó la cuarentena para respetar las estrictas medidas de seguridad impuestas por el dueño del country.

  Fuente:Clarin

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

Choluleando

Cantando 2020: Otra gala de ritmo libre

TweetEn la noche del miércoles, Micaela Viciconte volvió al escenario de Cantando 2020. Con una peluca morena, la mediática contó que quiere ser mamá pronto y que le

EntreFilete Noticias