Cantando 2020. Noche del viernes. Fotos, vídeos y puntajes

En Cantando 2020 (El Trece, 22.30), el ciclo que produce la empresa de Marcelo Tinelli, siguió la ronda de rock nacional en la que habrá doble eliminación.

La primera pareja en salir a la pista fue la de Miguel Ángel Rodríguez y Lula Rosenthal. Ellos interpretaron "Par mil", de Divididos.

En Twitter, hubo reacciones durísimas por el comentario que le hizo uno de los integrantes del jurado a Miguel Ángel Rodríguez acerca de una cuestión que quiso ser graciosa pero resultó desubicada. 

En el momento de las devoluciones, Nacha Guevara sostuvo: "Me gustó, me encantó. ¡Qué polenta! Ustedes se llevan bien y eso se nota. Acoplan muy bien las voces y hubo mucho rock". Les puso 9.

Karina La Princesita le planteó a Miguel Ángel Rodríguez: "Yo te mandaría a ver a un otorrino, porque siento en tu voz algo así como una disfonía. Son cositas que pueden ayudar mejorar". Luego, la integrante del jurado añadió: "Creo que están en su salsa. Me gustó pero me molestaba el sonido raro en la voz de Miguel Ángel". Les puso 6 puntos.

Oscar Mediavilla, hombre contundente que a su manera ha intentado toda la semana aportar el "picante" que necesitaba esa silla, puso blanco sobre negro: "No cantás muy bien, pero me caés bien. Tenés mucha actitud y eso sirve. Honestamente me gustó, y viste que cuando te gusta mucho algo no tenés mucho para decir". Siete puntos más que los dejaron en la parte alta de la ronda.

Moria Casán, con su inexplicable e innecesaria insistencia en mechar palabras en mandarín (tanto que Ángel de Brito ya la bautizó como "la mandarina") en sus devoluciones, felicitó a la pareja, la trató de cachonda, dijo que le "gusto" pero no la "mató" y cerró una virtuosa performance con un voto que, a pesar de ser secreto, seguramente coloque a Lula y Miguel Ángel en la próxima etapa del certamen.

   

Otra noche para el olvido de Esmeralda Mitre

 

El rock nacional recibió a Esmeralda Mitre, una de las participantes más populares del Cantando 2020. Acompañada de Nell Valenti, ella llegó a la pista y le anunció a Ángel de Brito y Laurita Fernández que la canción elegida era "Obsesionario en La Mayor", de Tan biónica.

Al recibirla, Ángel le dijo: "Tu coach nos prometió la mejor gala", y enseguida le preguntó si Chano le había dado algún consejo al momento de presentar el tema. Esmeralda confesó que habló con el músico porque ambos son amigos desde hace tiempo, cuando compartieron un proyecto que mezclaba reality y ficción. Más adelante, Laurita le preguntó si sabía a quién iban a convocar en el trío, y Esmeralda contó que el elegido es CAE.

Antes de cantar, Esmeralda pidió tener unas palabras para Pepe Cibrián Campoy, que desde esta semana ya no es parte del jurado: "Pepe es un honor haber podido compartir un escenario con vos, y gracias a esta producción pude realmente estar con un gran artista. Pepe fue la persona que trajo el género de la comedia musical a la Argentina. Me siento muy emocionada y sé que la producción lo llora".

 

Después de interpretar la canción, Nacha Guevara se mostró a favor, pero con algunas reservas: "Están conectados, te vi más sincera, es por ahí. Falta un largo camino muchacha, pero es por ahí" y le puso un seis. Por su parte, Karina "La Princesita" Tejeda confesó "sentirse mal", y explicó por qué: "Hago fuerza para que me guste, no quiero que parezca que es personal, pero la canción tiene que quedarles cómoda a los dos", y remarcó que Nell no dio con el tono. Esmeralda se mostró disconforme con esa devolución, y eso dio pie a una intensa discusión, que culminó con ambas muy molestas. Sin más justificaciones, Karina concluyó: "Me pareció feo, no me gustó". Su nota fue un uno, pero reconoció que el puntaje había bajado más por el entredicho.

 

Luego fue el turno de Oscar Mediavilla que confesó: "Yo los escuché desde mi casa, y hubo días que fueron dramáticos. Este me pareció que fluyó sin demasiadas exigencias, fue una cosa más tranquila. Vi un esfuerzo por llegar a las notas. En mi caso, como no soy cantante, mi mirada es diferente a la de Karina, pero igual de valedera. A mí me parece que fluyó, pero esta canción no me gusta", cerró poniendo un tres.

En último lugar, Moria Casán dijo que Esmeralda siempre lleva "alegría", y agregó: "Ella mete una energía especial en la pista. Esto no me gustó demasiado, pero anduvo bien. Y me gusta más la previa, a mí me gusta la pareja, me gusta Esmeralda, y esta vez estuvo bien". Su voto secreto cerró la ronda de devoluciones.

Al momento de retirarse, Esmeralda terminó su noche con un mensaje: "Quiero agradecer al público que me apoya muchísimo, y quiero decirle que el rating no me hace creerme nada, todo se pierde y lo que importa es el oficio".

     

Floja noche para Mariana Brey

 

La frase "los de afuera son de palo" goza de una injusta popularidad. Desde "afuera" se pueden ver muchas cosas, que no son detectables en "el adentro", y ni hablar si se está del otro lado de una pantalla de televisión.

Pasa con algunas parejas del Cantando 2020, que a pesar de ofrecer un espectáculo más que digno en su condición de no cantantes, se encuentran gala a gala "sopapeados" por un jurado que pareciera ponerse más estricto según las fases de la luna. La pareja de Mariana Brey y Fran Eizaguirre es uno de estos casos.

 

La periodista ha transitado las primeras cuatro galas al borde del abismo, con una sincera vocación de aprendizaje, e intentando sortear una serie de devoluciones que no termina de hacer foco. No es una gran cantante, es cierto, pero está en una media muy clara para el espectador, pero no para el jurado.

Un cambio de último momento por el coach en la interpretación que la pareja hizo de "Dulce condena", de Andrés Calamaro, colocó a Eizaguirre en un tono que no le gustó a nadie. Lamentablemente el clima trocó de alegría a tensión, cuando cada uno de los jurados empezó a subrayar este error, produciéndose un ida y vuelta con el equipo que no fue para nada agradable. Oscar Mediavilla resumió el asunto: "Grandes malabares del coach para lograr que se amiguen los registros. Fran, debés ser un gran cantante pero estabas jugando exactamente en el tono que más te podía jorobar. Con todo cariño fue lo que yo sentí". La suma de la mesa dio quince, un número complicado para llegar a la siguiente ronda.

Quizás lo más interesante del paso de Mariana Brey por este ritmo fue que reveló detalles de su romance con el autor del tema. "Perdón que está el marido, pero sé que saliste con Andrés Calamaro y quiero saber qué recuerdos tenés de él", la mandó al frente Ángel de Brito.

Incómoda, pero sin perder la simpatía, la panelista reconoció: "Lo que te puedo contar es que fui muy fanática de Andrés durante toda mi adolescencia, de las que recortaba los posters de las revistas. Empezó como un amor platónico, pero después lo pude conocer. Siempre va a estar en mi recuerdo y le mando un beso".

   

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

Choluleando

Cantando 2020: Otra gala de ritmo libre

TweetEn la noche del miércoles, Micaela Viciconte volvió al escenario de Cantando 2020. Con una peluca morena, la mediática contó que quiere ser mamá pronto y que le

EntreFilete Noticias