Masterchef celebrity argentina: Gala cargada de tensiones

Noche de alta tensión en Masterchef Celebrity. La segunda temporada del reality de Telefé vivió una exigente gala que no solo puso a prueba las aptitudes culinarias de los participantes sino también la capacidad de liderazgo y tolerancia entre ellos. La prueba se organizó en torno a dos capitanas que debían elegir tres cocineros para preparar un menú de entrada, plato principal y postre. El rol de liderazgo fue asignado a Candela Vetrano, portadora de la medalla plateada, y a María ODonnell, por elección de la ex Casi Ángeles.

Cada capitana debía no solo elegir a sus compañeros, sino también asignarle un plato y dirigir la preparación. Por esta noche, no iban a encender las hornallas sino que les esperaba una tarea mucho más estresante. La periodista eligió a la actriz Andrea Rincón para la entrada, a Cae para el plato principal y a Fernando Carlos para el postre. Desde el comienzo, la actriz tuvo problemas con lo suyo, una exigente cracker de hinojos con un topping de morcilla y manzana, unos aros crocantes de cebolla roja y un chutney de mango.

Como cada uno de los participantes, no podían tener acceso a la receta y toda la información debía venir de la respectiva capitana. Y más allá de sus dificultades puntuales para la cocción, no hubo buen diálogo entre la periodista y la actriz. “¡María! ¡María! Hace media hora que te estoy llamando”; llamó sin demasiado éxito. “Cuando te pido las directivas, me las pasás todas mal”, le agregó una vez que logró su atención. La periodista admitió su error y pidió disculpas.

Pero a medida que corría el reloj, la preparación se dificultaba y las tensiones afloraban entre las compañeras de equipo. “Dale, salgamos del chutney que tenemos que ir a lo próximo”, ordenó la capitana. “No me apuras, no me corras, porque no puedo”, admitió la actriz en el backstage. A esa altura, ambas estaban desbordadas por la situación, y cuando Santiago del Moro se acercó a la estación, la actriz aprovechó para hacer catarsis. “¿Cómo vienen, Andre?”, preguntó el conductor. “Mal, si no me dijeron nada y ahora quieren que haga todo junto”, se quejó la actriz de La Leona. “Está todo bien, pero le pongo límites. Me dejaron colgada no me dieron indicaciones”, siguió protestando Andrea, mientras María se acercaba con más instrucciones. “Ella tiene muchas cosas, quizás ahí estuvo un error mío, en haber elegido a Andrea para ese plato”, admitió la periodista.

Andrea y María fueron las primeras en pasar a la etapa de devoluciones, y como era de esperar no fueron para nada buenas. Germán Martitegui comenzó la ronda de degustaciones y cuestionó tanto la preparación del chutney como la elaboración de los aros de cebolla. En ambos casos, la actriz se excusó en las órdenes de la capitana, quien se hizo cargo de cada una de las decisiones. El jurado tomó nota y hacia allí enfocó sus criticas.

“Claramente el cortocircuito que hubo en su relación está expresado en el plato”, señaló Martitegui, que luego apuntó sus críticas directamente hacia Rincón: “La relación entre el chutney y la morcilla es ridícula, porque hay cinco veces más chutney que morcilla”, señaló el chef y la participante reaccionó: “No seas tan duro, un poquito de amor”, suplicó la participante que en el back explicó el motivo de sus quejas: “Siempre mis platos son una porquería. Nunca me vinieron a decir que algo está rico”.

De vuelta al piso, la actriz insistió con su pedido: “Una caricia un día”, rogó, y finalmente logró dibujar una sonrisa en el rostro del jurado, que le concedió un elogio: “La galleta está muy bien”. La actriz lo festejó como un triunfo, aunque no le sirvió de mucho. Fue el tanto del honor en una goleada en contra. A su turno, el jurado Donato de Santis esbozó una observación más general: “Todo lo que pedimos hoy, por algún motivo, no importa cuál, no lo hicieron, y eso es lo que queremos que aprendan: a moverse con rapidez, a mirar el reloj, elegir los platos como corresponde”, señaló el italiano.

Al final, las tensiones se aflojaron y ante la pregunta de del Moro de si volverían a elegirse, ambas contestaron afirmativamente y a coro. “Tengo que aprender a tener tolerancia y a compartir la líder con mis compañeros”, reconoció la actriz. “No fue tan grave”, remató la periodista. A pesar de las buenas performances de Cae y, sobre todo, de Fernando Carlos, al equipo no le alcanzó y sus cuatro integrantes pasaron al jueves de última chance, donde competirán con Dani La Chepi, Flavia Palmiero y Juanse por el único lugar que los salve de la gala del domingo.

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias