MasterChef Celebrity: Noche de mucho amor pero poco gusto

Amor de pareja, amor de familia, amor de amigos. Hubo lugar para todo en la noche del lunes de MasterChef Celebrity, aunque nunca terminó de quedar claro por qué o para qué. A pocas semanas de la finalización del ciclo, las ideas se retoman, se reciclan y se vuelven a presentar, pero en el camino no siempre sobran los motivos.

Luego de la expulsión de Alex Caniggia el último domingo, comenzó una nueva semana de eliminaciones con el sexteto compuesto por Candela VetranoGeorgina BarbarossaGastón DalmauMaría O’DonnellSol Pérez y Claudia Fontán. En una vuelta de tuerca a la presencia familiar de la primera temporada, esta vez el programa optó por convocar a los amores de cada uno de los participantes: la sobrina de Barbarossa, la mejor amiga de Dalmau, la hija de Fontán, la prima de O’Donnell, y las parejas de Pérez y Vetrano, que aparecieron por diferentes lugares del estudio para sorprender a las celebrities en competencia.

 

El problema fue que, a diferencia de ocasiones anteriores, donde los invitados tenían un rol protagónico y definitorio en la noche, esta vez su presencia se quedó en tres minutos por el mercado para buscarles los ingredientes a sus allegados.

Si bien la situación fue simpática -más que nada porque se olvidaron de la mitad de los ingredientes pedidos-, cuando se esperaba que pasara algo más Santiago del Moro despidió a los visitantes y los mandó al balcón. De ahí en adelante, su rol fue alentar a los concursantes, nada más. “Estamos preparados para una situación que no se vio nunca”, había adelantado Germán Martitegui, y tuvo mucha razón.

A pesar del exagerado esfuerzo para tan poca participación el aliento alcanzó, y el mismo grupo que la noche anterior había entregado seis platos para el olvido, el lunes recibieron fervorosas felicitaciones del jurado. Claro que de poco sirve cuando la estrella que puede salvaguardar a su poseedor de la próxima eliminación es una sola.

Llegaron a la recta final Georgina Barbarossa y Gastón Dalmau, y aunque el actor logró la proeza de llevar adelante un Carrot Cake sin huevos (responsabilidad de la distracción de su amiga invitada), el galardón quedó para Georgina. De todos modos, el entusiasmo de los chefs por el trabajo de ambos los coloca en un sitial de privilegio que, esperemos, logren mantener hasta la instancia final.

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Te puede interesar

EntreFilete Noticias